Diputados del PAN y de Morena discuten por el impuesto a los refrescos

  • El líder de la fracción panista reclamó y negó los dichos de una diputada de Morena sobre la reducción del impuesto a refrescos con menor nivel de azúcar.
  • La líder de Morena declaró que los panistas habían cedido a presiones de refresqueras para bajar dicho gravamen.
  • Dijo que días antes de la aprobación de la Miscelánea Fiscal, los cabilderos de empresarios refresqueros estuvieron en San Lázaro.

Los coordinadores de los diputados federales del PAN y de Morena se enfrentaron cuando el líder de la fracción panista, Marko Cortés, reclamó y negó los dichos de Rocío Nahle García sobre la reducción del impuesto a refrescos con menor nivel de azúcar.

El coordinador de los panistas exigió a la coordinadora de Morena presentar pruebas Lo anterior fue porque en entrevista, Nahle García, quien es coordinadora de la bancada de Morena, declaró que los diputados del Partido Acción Nacional (PAN) habían cedido a presiones de refresqueras para bajar dicho gravamen.

De acuerdo con Nahle García, días antes de la aprobación de la Miscelánea Fiscal, aprobada y enviada al Senado el lunes 19 pasado, los cabilderos de empresarios refresqueros estuvieron en el recinto de San Lázaro y negociaron con los panistas.

Esas declaraciones fueron rechazadas por el coordinador de los diputados panistas, Marko Cortés Mendoza, quien exigió a la coordinadora de Morena presentar pruebas.

El diputado del PAN negó haber cedido a las presiones de las refresqueras y empujar en la discusión del paquete fiscal reducir 50 por ciento en el impuesto a las bebidas saborizantes.

Informó que no se le acercaron los cabilderos a la fracción y afirmó que lo que sí es un hecho es que el PAN está comprometido a combatir un problema de salud pública.

Sin embargo, la diputada de Morena acusó directamente a los diputados del PAN de impulsar esta medida en la Miscelánea Fiscal y de haber sido secundados por los partidos Revolucionario Institucional y Verde Ecologista de México.

Finalmente, la coordinadora de Morena aseguró que no había justificación para reducir el impuesto especial en 50 por ciento a las bebidas saborizadas, pues desde que se impuso el gravamen se redujo 3.4 por ciento su consumo.