Inauguran en Nueva York exposición de artista mexicano Bosco Sodi

La galería Paul Kasmin de Nueva York abrió hoy al público una muestra de la obra de Bosco Sodi, la primera exposición individual de este artista mexicano dedicada a sus obras construidas en arcilla...

La galería Paul Kasmin de Nueva York abrió hoy al público una muestra de la obra de Bosco Sodi, la primera exposición individual de este artista mexicano dedicada a sus obras construidas en arcilla.

Titulada “Caryatides” (Cariátides), la exposición muestra la aproximación minimalista de Sodi a un material usado de manera tradicional en el diseño y las construcciones en México, al tiempo que evita los terminados de la fabricación industrial.

De acuerdo con la galería, Sodi (Ciudad de México, 1971) empleó métodos tradicionales para conservar el carácter orgánico del material, cuyo terminado asemeja a los ladrillos.

Los cubos de los que se componen las piezas de la exposición fueron elaborados a mano y secados al sol en el estudio del artista en el estado mexicano de Oaxaca. Una vez secos, los cubos fueron horneados con madera, semillas de jacaranda y conchas, lo que otorga matices únicos a cada unidad.

“Sodi considera que estas obras son esculturas vivientes: las superficies están determinadas por el carácter esencial de los materiales y los procesos en lugar de por la pura imposición de la voluntad del artista”, de acuerdo con la galería.

La obra de Sodi está influida por la cosmovisión japonesa conocida como Wabi-sabi, que considera que la belleza se expresa en la imperfección, la fugacidad y la simplicidad.

Como parte inicial de la exposición, Sodi instaló el 7 de septiembre pasado un muro en la plaza de Washington Square, en Nueva York, que fue desmontado por docenas de personas.

Titulada “Muro”, la instalación de dos metros de alto por ocho metros de ancho, fue erigido con mil 600 piezas de la arcilla que compone la exposición actual de Sodi en la galería Paul Kasmin.

Sodi declaró entonces a Notimex que su intención era erigir uno de los símbolos de la divisiva retórica política emitida por el presidente Donald Trump en Estados Unidos a fin de que los visitantes al parque pudieran desmontarlo de manera espontánea.