Campechanos se preparan para recibir a sus muertos

Como cada año, el mercado "José del Carmen Cuevas Sierras" de esta localidad, recibe a cientos de personas quienes acuden a comprar todo lo indispensable para vestir su altar y preparar el...

Como cada año, el mercado "José del Carmen Cuevas Sierras" de esta localidad, recibe a cientos de personas quienes acuden a comprar todo lo indispensable para vestir su altar y preparar el tradicional platillo de pibipollo que dará la bienvenida a los muertos.

Desde las 18:00 horas, los comerciantes comenzaron a llegar a este espacio que cada 31 de octubre, congrega en su plaza a decenas de vendedores de dulces, flores, pan, carnes y frutas.

En este municipio campechano, localizado a hora y media de la capital, la preparación para recibir a las ánimas en su fiesta del Hanal Pixán, se vive de una manera muy especial.

Como marca la tradición, algunos lugareños preparan un día antes la tradicional ofrenda, la cual llevará además de los platillos preferidos del ser querido fallecido, comida y dulces típicos de Campeche.

Así, antojitos mexicanos tales como calabaza y camote en dulce, las arepas y los tradicionales dulces conocidos como "negritos de coco", visten decenas de puestos en este mercado.

"Los postres dulces como la calabaza se ponen en la ofrenda porque como los muertos ya no pueden comer, pero si oler, el dulce olor de estos postres los pone felices", dijo Alejandra quien lleva más de 30 años vendiendo estos antojitos en el mercado.

Además, los famosos "pito de barro" una especie de silbato de barro que se cree, sirve para llamar a los muertos, se pueden apreciar en diferentes formas y personajes por los puestos del mercado.

Asimismo, en este lugar, mujeres mayores ofrecen los ingredientes para preparar desde la madrugada de este miércoles, el famoso pibipollo, una especie de tamal que según la página de internet del gobierno de Campeche, mide entre 50 centímetros de diámetro y 10 de espesor.

"El pibipollo lleva cebolla, tomate, axiote y se hace con carne de pollo y puerco, pero aparte se prepara la masa y se coloca en una hoja de plátano. Todo se entierra en un horno hasta que se cocine. Nosotros lo comemos en familia y es una tradición que se mantienen muy arraigada en el estado", comentó Araceli quien vino al mercado a comprar los ingredientes para preparar este platillo.

Mientras transcurre la noche, los lugareños continúan llegando a este mercado que permanecerá abierto hasta altas horas de la madrugada, cuando todos los marchantes tengan lo necesario para festejar a los que se adelantaron.