Padre de familia toma como rehén a maestra en primaria de California

Un hombre tomó como rehén a una maestra de 70 años en una primaria en el condado de Riverside, California, tras atacar a un empleado de la escuela, la cual fue evacuada sin que se reportaran...

Un hombre tomó como rehén a una maestra de 70 años en una primaria en el condado de Riverside, California, tras atacar a un empleado de la escuela, la cual fue evacuada sin que se reportaran lesionados, reportaron autoridades locales.

Hasta el momento se desconocen los motivos del sospechoso, quien al parecer llevaba una mochila, aunque se ignora si está armado.

Los niños y el personal de la escuela primaria Castle View, ubicada en Shaker Drive, cerca de Century Avenue, en el área de Canyon Crest del condado de Riverside, fueron evacuados de manera segura.

La policía de Riverside acudió a la escuela tras recibir un informe sobre algún tipo de disturbio en el sitio, poco después de las 11:00 horas locales (18:00 GMT).

Al parecer, un padre de familia tuvo un altercado con un trabajador que le pidió que se registrara para ingresar, por lo que lo agredió. Luego se dirigió a un salón de clases, donde se atrincheró tomando como rehén a una profesora.

Los testigos informaron que vieron a un miembro del personal de la escuela herido en la nariz y con sangre en la camisa, por lo que fue llevado a una ambulancia.

La maestra secuestrada fue identificada por su hija como Linda Montgomery, de 70 años, quien ha trabajado en la escuela durante décadas. "Le encanta enseñar", manifestó la hija de la profesora, Michelle Montgomery.

Familiares dijeron que el sospechoso tiene una hija en primer grado en la escuela, y que "tuvo un colapso (...) Eso es todo, no es peligroso", dijo Carl Jackson, quien se identificó como tío del captor. "Es solo cuestión de entrar allí y hablar con él, porque podemos hablar con él. Saldrá por nosotros si la policía nos permite, antes de que le pase algo malo", añadió.

Jackson dijo sobre su sobrino: "no es un tipo malo, nunca ha estado en problemas (...) Es un buen chico, simplemente tiene una crisis emocional. No tiene acceso a ninguna arma".

Un equipo SWAT y negociadores de emergencia estaban en la escena tratando de establecer comunicación con el sospechoso y convencerlo de que se rinda.

La policía reveló que observaron en algún momento algo de humo que provenía del salón, pero no había indicios de que se tratara de un dispositivo o material tóxico, aunque finalmente el humo se disipó.

"No parecía ser nada tóxico (...) No sabemos si fue incluso un extintor de incendios. Pero parece que se ha disipado. No parecía ser una preocupación más que eso. Vino de la habitación en la que estaban", señaló el oficial de policía Ryan Railsback .