Especialista pide a padres y médicos no ignorar dolor en menores

La indiferencia ante el dolor pediátrico, además de inhumano, pone en riesgo la vida o la función de algún órgano de los menores, advirtió María Antonieta Flores Muñoz, especialista del Hospital...

La indiferencia ante el dolor pediátrico, además de inhumano, pone en riesgo la vida o la función de algún órgano de los menores, advirtió María Antonieta Flores Muñoz, especialista del Hospital General de México "Dr. Eduardo Liceaga".

El dolor está presente en las niñas y los niños, puede ir desde los que causan un resfriado hasta aquellos que alertan sobre un tumor, pero los mitos alrededor de este tema hacen que muchas veces la atención médica se retrase.

Durante la conferencia "Fiebre y dolor en niños, un peligro latente", informó que de acuerdo con un estudio realizado en tres primarias de la Ciudad de México, por lo menos 24 por ciento de la población escolar cursa algún dolor, principalmente de articulaciones.

No obstante, no hay que dejarse ir con el llamado dolor del crecimiento, porque por lo regular esas molestias tienen su origen en un malestar ortopédico o puede deberse al consumo de sustancias como el plomo.

Mientras que aproximadamente 40 por ciento de los adolescentes refieren dolor de cabeza, y en esos casos también hay que estar atentos porque puede tratarse de migraña o incluso de la manifestación de un problema de salud más grave.

Flores Muñoz citó el ejemplo de un joven que tenía dolor de cabeza y anorexia, el diagnóstico final se orientó hacia su trastorno de la conducta alimentaria, pero tras el paso del tiempo se descubrió que tenía un tumor en la cabeza a consecuencia del cual perdió la vista.

La especialista exhortó a los padres de familia y a los médicos a no ignorar el dolor en los menores y desterrar esas viejas ideas de que el dolor purifica o los hace más fuertes, de que los varones deben aguantarse el dolor o incluso el de que los bebés no sufren dolor, pues recientemente se ha estudiado y demostrado que pueden tenerlo más que los adultos.

“El no dar credibilidad al dolor en un niño puede costarle la vida, o la función de algún órgano del paciente. Hay dolor agudo que se presenta por alguna causa como un golpe, y también está el dolor que alerta de que algo anda mal, y también el crónico derivado de enfermedades como el cáncer, hemofilia, VIH, entre otras”, subrayó.

Si el dolor es recurrente por lo menos una vez en tres meses, si dura una semana o más o es intenso, se debe acudir al médico, siendo necesario descartar cualquier posible causa fisiológica para después pensar en que pudiera ser de origen psicológico.

Ante la época de invierno, los dolores de garganta, cabeza y oído, serán frecuentes, y en ese sentido un laboratorio recomendó una formula pediátrica con ibuprofeno que tiene una triple acción: analgésica, antiinflamatoria y antipirética (controla la fiebre).

Durante la presentación en México del fármaco, señaló que puede ser suministrado a menores de dos a 12 años, alcanzando un efecto de alivio entre los 15 y 30 minutos después de su toma y con un efecto que dura hasta ocho horas.