Ante daños por sismos, Canadevi pide control riguroso en normas de const

La presidenta de la Canadevi, delegación Valle de México, Lydia Álvarez, consideró que más que una nueva norma de reconstrucción de edificios con daño estructural en la capital "se requiere mayor...

 La presidenta de la Canadevi, delegación Valle de México, Lydia Álvarez, consideró que más que una nueva norma de reconstrucción de edificios con daño estructural en la capital "se requiere mayor supervisión y mayor capacitación de los directores responsables de obra, porque las normas funcionan cuando las llevas a cabo adecuadamente. Los números lo dicen”.

En entrevista con Notimex, la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi), delegación Valle de México refirió que en la capital existen aproximadamente 2.5 millones de bienes inmuebles, de los cuales se colapsaron 38, construidos antes del terremoto de 1985, y por ende, antes de las nuevas normas.

Mientras que otros 200 resultaron con “diferente tipo de daño, que van desde muy graves, hasta daño en la fachada o vidrios rotos, pero las normas vigentes funcionaron y ahí están los números”.

Álvarez aseguró que en esos edificios con daños graves, ya se demostró que no hubo mantenimiento.

En tanto que en el caso de los tres edificios que se derrumbaron, a pesar de que eran modernos, “los desarrolladores serios decimos que es necesario ir a las últimas consecuencias”.

En este contexto, Lydia Álvarez reiteró la urgencia de llevar a cabo la renovación del parque habitacional de la Ciudad de México, una vez que la mayoría de las edificaciones colapsadas durante los sismos del mes pasados fueron construidas antes de 1985 o por autoconstrucciones.

Expuso que el rezago de vivienda aumentó 10 por ciento más con los edificios que cayeron durante el temblor del 19 de septiembre o que deben ser demolidos por seguridad.

“Estos sismos nos confrontaron nuevamente con la necesidad de reconstruir la ciudad, pero bien. Lo viejo se queda viejo, y al final no lo está cobrando”.

Respecto a la percepción ciudadana de que son los desarrolladores de vivienda parte de los responsables de la tragedia debido al “exceso” de construcciones, Lydia Álvarez expuso “es triste que la gente se vaya por lo más rápido y fácil”.

En ese sentido, recordó que de 1985 a la fecha se construyeron alrededor de 300 mil edificios habitacionales que equivalen a un millón 300 mil viviendas “que son muy pocas”, de los cuales sólo se cayeron los tres edificios modernos mencionados.

“Por eso insisto en que se demuestre dónde está la culpa del desarrollo moderno, porque las normas funcionaron y los edificios están de pie y las personas no perdieron su vivienda", abundó.

Añadió que el caso de los edificios modernos que se cayeron, afectando alrededor de 30 familias, tanto en su patrimonio, como en pérdidas humanas, tienen que hacer valer el cobro de su seguro, recuperar su inversión y exigir sus derechos.

La presidenta de Canadevi delegación Valle de México, aseguró entonces que durante los sismos hubo mayores daños en las edificaciones más viejas.

“No existe ninguna colonia de potencial habitacional de los últimos años que haya sufrido daño.

Dijo que lo que sí se requiere son mayores expertos en las delegaciones políticas para llevar a cabo revisiones y supervisión en lugares como escuelas, hospitales y lugares públicos.