Protestan frente a Trump en defensa de centroamericanos

Centenares de inmigrantes, así como líderes religiosos y comunitarios, protestaron hoy frente a la Casa Blanca para pedir al presidente estadunidense Donald Trump extender el Programa de Protección...

Centenares de inmigrantes, así como líderes religiosos y comunitarios, protestaron hoy frente a la Casa Blanca para pedir al presidente estadunidense Donald Trump extender el Programa de Protección Temporal (TPS), que beneficia a más de 300 mil centroamericanos y caribeños.

Con pancartas, banderas y música, los manifestantes de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Haití pidieron que los TPS sean extendidos por otro periodo de 18 meses, en tanto el Congreso busca una solución duradera que les permita obtener la residencia permanente e incluso la ciudadanía estadunidense.

“Nosotros tenemos 18 años acá, tememos vidas, hacemos aportes importantes a la economía, nosotros inyectamos miles de millones de dólares a esta economía”, señaló el salvadoreño Edwin Murillo, miembro de la Alianza Nacional TPS.

Casi 200 mil salvadoreños, 61 mil hondureños, 50 mil haitianos y dos mil 500 nicaragüenses reciben beneficios del TPS, que les permite vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos de manera temporal, en atención a los problemas de desastres naturales e inseguridad en sus países.

Sin embargo, la administración Trump ha enviado señales de un posible fin del programa, como ya ocurrió con Sudán. En el caso de Haití, funcionarios estadunidenses sugirieron que la extensión de seis meses de este año será la última y que deben prepararse para regresar a la isla.

Las movilizaciones por la extensión del TPS ocurren un mes después que la administración Trump puso en marcha el principio del fin del Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA).

Al menos 690 mil indocumentados serán afectados por la terminación del DACA, a menos que el Congreso apruebe y el presidente promulgue una solución permanente antes del 5 de marzo de 2018.

Pero los beneficiarios del TPS creen que su situación es distinta a la de los “dreamers”, quienes fueron beneficiados por la orden ejecutiva del presidente Barack Obama en 2012.

“Estamos optimistas sentimos que DACA y TPS son cosas diferentes. DACA fue una orden ejecutiva, en cambio TPS se elaboró en el Congreso, Queda a discreción del presidente. El TPS es algo más formal”, señaló Murillo.

En apoyo a los centroamericanos, un grupo de 23 senadores demócratas pidió este mes al gobierno del presidente Donald Trump extender las protecciones a cientos de miles de inmigrantes de El Salvador y Honduras, cuyos programas de protección expiran en enero y marzo, en forma respectiva.

En su carta, los senadores sostienen que los inmigrantes de ambos países siguen cumpliendo con los requisitos que justifican la renovación del TPS, en la medida que sus países de origen siguen padeciendo retos económicos y de seguridad.

“Ambos países sufren de una de las tasas de homicidios y de violencia sexual más altas del mundo (...) estas preocupantes estadísticas se complican por el hecho de que 66 por ciento de la población de Honduras y 31 por ciento de El Salvador, viven por debajo de la línea de la pobreza”, indicaron los senadores.

Finalmente consideraron necesario extender el TPS por razones de seguridad nacional, ya que Estados Unidos está invirtiendo en seguridad, estabilidad y prosperidad en Centroamérica.