Necesario reforzar acceso de adolescentes a educación y anticonceptivos

El Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB) señaló que el embarazo en niñas y adolescentes va en aumento debido, en buena parte, a la falta de educación y acceso a servicios de salud sexual y...

El Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB) señaló que el embarazo en niñas y adolescentes va en aumento debido, en buena parte, a la falta de educación y acceso a servicios de salud sexual y reproductiva.

De acuerdo con un monitoreo denominado "Lo público es nuestro", los adolescentes tienen acceso limitado a los métodos anticonceptivos, porque, entre otras cosas, se destinan pocos recursos para ese fin, además de que en zonas indígenas no se cuenta traductores en los servicios de salud.

La directora ejecutiva del ILSB, Ximena Andión Ibáñez, aseveró que el embarazo en adolescentes perpetúa la pobreza, "solamente 17 por ciento de las mujeres incluidas en el monitoreo dijo seguir estudiando como primera actividad, el resto está dedicada al hogar”.

Andión Ibáñez mencionó que México tiene la tasa más alta de embarazos en adolescentes, de los países miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), con 76 por cada mil mujeres de entre 15 y 19 años.

Indicó que en 2016 se registraron 31 mil embarazos más que en 2014, de ellos 11 mil 219 fueron en niñas y adolescentes de entre 9 y 14 años; específicamente cuatro en niñas de 9 años, 25 en niñas de 10 y 55 en niñas de 11 años.

Las entidades con mayor número de casos son: Chihuahua, Coahuila, Durango, Guerreo y Chiapas. De las jóvenes que tienen por lo menos un hijo, 66 por ciento dijo estar en unión libre y la mayoría tiene baja escolaridad, algunas llegaron apenas al primer año de secundaria.

A su vez, los representantes de las organizaciones REDefine y Promui, expresaron que, resultó complicado acceder a la información pública, e incluso algunos estados como el de Morelos, no han autorizado el ingreso a las clínicas donde asisten estas mujeres.

Mencionaron que a los jóvenes no se les proporciona preservativos o algunos otros métodos anticonceptivos que ellos prefieren, y en promedio se destinan 100 pesos por joven para este rubro, aunque hay estados que invierten 31 centavos por cada adolescente en métodos anticonceptivos.