Gobernador de Carolina del Sur respalda dura medida antiinmigrante

El gobernador republicano de Carolina del Sur, Henry McMaster, anunció que respaldará una dura medida antiinmigrante para obligar a las comunidades locales a cooperar con funcionarios de inmigración...

El gobernador republicano de Carolina del Sur, Henry McMaster, anunció que respaldará una dura medida antiinmigrante para obligar a las comunidades locales a cooperar con funcionarios de inmigración estatales y federales.

McMaster dijo que respaldará un proyecto de ley patrocinado por el representante republicano Bruce Bannister, que retendría parte de los fondos estatales de cualquier ciudad que adopte el estatus de santuario durante tres años.

En su lugar, las comunidades tendrán que emitir declaraciones juradas que confirmen su compromiso de cooperar con los funcionarios de inmigración estatales y federales.

El tema es que en Carolina del Sur no hay ciudades santuario declaradas y la medida, según algunos analistas, parece más una acción populista a la luz de la retórica antiinmigrante esgrimida desde el gobierno del presidente Donald Trump antes de un año electoral.

"Nuestras ciudades están abiertas a todos los que siguen nuestras leyes, pero no son santuarios para quienes las ignoran", dijo McMaster en un comunicado de prensa.

Pero la ley de Carolina del Sur ya exige que los funcionarios estatales y locales determinen el estado migratorio de cualquier persona que hayan arrestado y acusado de un delito.

Incluso diversos estudios no han encontrado correlación entre el estado de santuario de una jurisdicción y la tasa de criminalidad.

"Hasta donde sé no ha habido ninguna ciudad que haga ese anuncio (de ser una ciudad santuario)", reconoció McMaster en una conferencia de prensa el lunes en la que anunció su apoyo a la ley.

"Lo que estamos haciendo aquí es dejar en claro que tal anuncio no será aceptado. Queremos que la gente de este estado sepa que las fuerzas del orden público están haciendo su trabajo en Carolina del Sur", acotó.

El columnista Rafi Schwarts del blog “Splinter” ironizó ante la medida con las siguientes palabras: “Un castigo por un problema que no existe. Carolina del Sur, parece que estás en buenas manos”.

El anuncio del gobernador McMaster se produce en momentos en que se lleva a cabo el juicio en un tribunal de California contra un inmigrante mexicano indocumentado acusado de dispararle a una mujer en San Francisco en julio de 2015.

El presidente Donald Trump y otros republicanos han citado el caso criticando a las ciudades santuario y llamando a construir un muro a lo largo de la frontera de Estados Unidos y México.