El nacionalismo mexicano afloró en la histórica Alhóndiga de Granaditas

La enorme alma nacionalista afloró rápida, inevitable y espontáneamente en miles de mexicanos y mexicanas que anoche asistieron como testigos del espectáculo musical y coreográfico “¡Viva México! La...

La enorme alma nacionalista afloró rápida, inevitable y espontáneamente en miles de mexicanos y mexicanas que anoche asistieron como testigos del espectáculo musical y coreográfico “¡Viva México! La historia y costumbres de nuestros pueblos”, en la histórica Alhóndiga de Granaditas, en la capital guanajuatense.

El poema “Río” abrió el espectáculo. Es un texto en el que el corazón se desgarra por las intromisiones de otras naciones y por las luchas fraternas y, sin embargo, renace y crece por el mismo nacionalismo. Otros temas como “Llorar llorar”, un popurrí con el ferrocarril como motivo central; “Sol redondo”, “Los curros” y “El barzón”, retumbaron.

Fue un recorrido por la historia lírica de diversos estados y regiones de este país, a cargo del Ballet Folklórico de la Universidad de Guanajuato dirigido desde 1997 por el maestro Roberto Martínez Rocha. Es una compañía de 55 integrantes, quienes la víspera fueron acompañados por varios grupos musicales de muy diversas dotaciones instrumentales.

El programa avanzó vertiginosamente con “Mexicapan”, “Verso Revolución”, “Adiós al soldado”, “El campamento”, “Las marchas” y un popurrí revolucionario. Vino un breve intermedio que sirvió para que los asistentes descansaran la garganta por tantos vítores.

Los “Sones de tambora” reanudaron la velada, seguidos por los sones chiapanecos “El alcaraván”, un popurrí chiapaneco y “Ecos de Grijalba”. El colorido de los trajes y vestidos, la música en vivo, las imágenes multimedia en el fondo del escenario, y el entusiasmo desbordado de los asistentes, hicieron que la fiesta se mantuviera viva.

Aparecieron los sones y jarabes de Guanajuato, “El mosco”, y “Jarabe gatuno”. En el clímax de la noche, apareció el infaltable: José Alfredo Jiménez a través de un popurrí tejido con sus más celebradas canciones, como “El rey”. El final lo puso el himno de esta entidad, “Caminos de Guanajuato”. Hubo mariachi, banda, marimba, y otros grupos musicales.

Las compañías de danza folclórica de México no sólo presentan las danzas tradicionales mexicanas, su labor abarca muchos objetivos, como provocar que los nuevos públicos entren en contacto con las tradiciones nacionales, de esta manera, la riqueza cultural está siempre viva y en constante renovación. Ese es el espíritu que anima a esta agrupación.

Además, cumple con un trabajo de campo para rescatar danzas y movimientos que se generan en pueblos remotos por todo el país. La gente que se dedica a la danza folclórica, como danzantes y antropólogos, son vistos viajar por el país para conseguir vestimenta típica o el instrumento musical que sólo los viejos maestros lauderos saben construir.

Las elaboran a mano para producir las ricas sonoridades que posee la música tradicional mexicana, y en ese sentido, este ballet combina su labor en los escenarios con la que realiza en el campo de investigación. Gracias a esta agrupación, el público del Bajío y de todo el país conoce la tradición dancística nacional, sobre todo, las danzas de Guanajuato.

El carácter internacional del Festival Cervantino nunca tuvo un mejor significado que anoche, pues Guanajuato, estado anfitrión para esta fiesta en la que se celebra el espíritu artístico en sus diversas advocaciones, presentó dignamente a una de sus agrupaciones artísticas emblemáticas, de mayor carisma y de más hondo arraigo en toda la entidad.

El repertorio que presentó en el XLV Festival Internacional Cervantino (FIC), se inscribió en el eje temático “Revoluciones. Ecos de la Revolución” y “¡Viva México! La historia y costumbres de nuestros pueblos a través de la danza”, es un recorrido lleno de color por los bailes tradicionales de una época que cambió el concepto “nacionalismo”.

El Ballet Folklórico de la Universidad de Guanajuato cuenta con un programa educativo dirigido a los niños, gracias al cual se cultivan en el gusto y amor por la cultura nacional. Además de la compañía oficial, el Ballet tiene una compañía infantil que también realiza presentaciones y giras. Esta es una de las compañías destacadas en el panorama nacional.