No es una escuela, aunque instruye a quienes asisten a sus instalaciones; no es un teatro y, sin embargo, ofrece espectáculos; y no es un museo, pero con regular frecuencia monta exposiciones de arte. Es el Centre National de la Danse de Francia (CND) cuya experiencia y servicios reparte ahora a artistas y público del Festival Internacional Cervantino (FIC).

Se trata de un establecimiento público localizado en París, dedicado al estudio, práctica, gestión cultural y promoción de la danza, al servicio de coreógrafos y bailarines.

Entre sus programas informó su directora, Mathilde Monnier, está “Misión patrimonio”, que consiste en recuperar archivos relativos a la danza, audiovisuales, documentos, libros y fotografías, del Siglo XIX a la actualidad.

Igualmente, institutos más prestigiados en la investigación y documentación del arte del cuerpo en movimiento”, abundó en sus declaraciones, el CND mantiene activo un sistema de superación en la que se propone diversos tipos de formatos, como cursos, talleres, capacitación continua y diplomados para acreditar a los interesados como profesores de danza.

Por otro lado alecciona sobre todo lo que hay que saber sobre el oficio dancístico, en los campos administrativos y jurídicos.

De acuerdo con Monnier, ese centro cuenta con dos salas o estudios de danza que en total constituyen 12 mil metros cuadrados. “Ahí, los artistas pueden ensayar sus espectáculos, hacer investigación, además, ahí mismo reciben una ayuda financiera para desarrollar sus proyectos, siempre ligados a la danza

Un objetivo más es hacer presente al CND, más allá de su sede en París, para mostrar y compartir con el mundo sus recursos patrimoniales, pedagógicos, artísticos y profesionales. “Somos uno de los institutos más prestigiados en la investigación y documentación del arte del cuerpo en movimiento”, mencionó la coreógrafa, para dar pie a su justificación en la edición cervantina XLV.

Con ese espíritu, y especialmente diseñado para el FIC 2017, creó el proyecto “Caravana”, que ya arribó a Guanajuato. Durante tres días, 23, 24 y 25 del mes en curso, se instalará en el Patio de Relaciones Industriales, para ofrecer una suerte de “menú a la carta” de sus servicios al público en general, como para los estudiantes de danza, profesores, coreógrafos y promotores culturales.

Destacó que el banquete consiste en tres talleres para público en general, dos cursos para aficionados, un encuentro con artistas, dos representaciones del coreógrafo y bailarín Noé Soullier, una exposición denominada “Documento único”, una proyección de la Nueva Cinemateca de la Danza, acceso gratis a la mediateca numérica del CND, y la presentación de la institución dancística.

Una de las artistas invitadas es precisamente Mathilde Monnier, bailarina que durante algún tiempo estuvo al frente del prestigiado Centro Coreográfico de Montpellier Languedoc-Rousillon, y desde 2014 desarrolla sus proyectos en el CND. Otro invitado del FIC es el bailarín Noé Soullier, quien va a presentar la pieza “Movimiento sobre el movimiento”, mañana martes a las 19:00 horas.

Otro motivo para compartir es la exposición “Documento único”, integrada por una sola imagen fotográfica perteneciente al acervo patrimonial del CND que suma alrededor de 200 mil fotografías.

El objetivo es que el público pueda experimentar el focalizar su atención en una sola imagen, justo en una época en la que la saturación visual en lo común. Está a partir de hoy en el mismo sitio.

Anunció la presentación del proyecto itinerante “Caravana” este 25 de octubre en Los Pastitos, y concluyó al recordar que el CND nació en 1998 como un lugar único para el estudio y la difusión de la danza, que entre sus instalaciones cuenta con numerosas aulas, mediateca, y cinemateca con sala de proyección, elementos para la formación y la dotación de servicios a profesionales, la conservación del patrimonio y la creación dancística.