Scott Leader y Steve Leader
Scott Leader (izquierda) y Steve Leader (derecha) tras su detención. Suffolk County District Attorney’s Office.

Dos hermanos golpearon y se orinaron encima de un indigente de origen hispano que dormía cerca de una estación de trenes, y uno de ellos dijo después de los hechos que Donald Trump tenía razón sobre deportar "a todos estos ilegales", informó la policía.

Los hermanos, Scott y Steve Leader, fueron detenidos el miércoles sin derecho a fianza bajo cargos de ataque, exposición indecorosa y amenaza de cometer un delito. Se declararon inocentes.

Scott Leader cumplió una sentencia de un año en prisión por un delito de odio Un reporte de la policía estatal presentado en la corte señala que Scott Leader le dijo a los patrulleros tras su arresto: "Donald Trump tenía razón, todos estos ilegales deben ser deportados", informó The Boston Globe. Los registros de la corte muestran que Scott Leader cumplió una sentencia de un año en prisión por un delito de odio en contra de un empleado marroquí de una cafetería tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, señaló el Globe.

Testigos detuvieron a un patrullero estatal alrededor de las 12:30 a.m. del miércoles luego de que vieron a dos hombres utilizar un tubo para golpear a un sujeto cerca de la estación de la MBTA, y luego dejar el lugar entre risas, señalaron los fiscales.

La víctima, quien recibió atención médica por una fractura en la nariz, contusiones graves y otras lesiones, le dijo a la policía que despertó al ver que dos hombres le orinaban encima. Después le arrebataron su bolsa de dormir y sus cobijas, y comenzaron a golpearlo.

Los fiscales dijeron que los sospechosos también amenazaron a los patrulleros mientras eran fichados, y que uno de ellos causó daños en la celda de retención.

Trump dijo desconocer el incidente

Trump, el candidato que lidera la nominación presidencial por el partido republicano, ha indignado a los latinos al describir a los inmigrantes mexicanos como "criminales" y "violadores" y asegurar que construiría un muro fronterizo entre Estados Unidos y México para poner fin a la inmigración ilegal. Luego de rehusarse a contestar preguntas sobre qué haría con los millones que ya están en Estados Unidos de manera ilegal, recientemente señaló que los deportaría a todos, y que los colocaría en grupos de "buenos" y "malos", y luego le permitiría a los buenos el reingreso al país con un proceso "expedito".

Cuestionado durante un acto público en Nueva Hampshire sobre la golpiza al indigente, señaló que no sabía nada al respecto.

"Creo que eso sería una pena", comentó.

Los abogados que aparecieron junto a los hermanos en su audiencia de instrucción de cargos, no pudieron ser localizados para comentar la noche del miércoles.