La familia de Rubén Espinosa denuncia que la investigación del crimen "es superficial"

  • El abogado de la familia estima que no se han agotado correctamente las líneas de investigación.
  • Las declaraciones del gobernador y altos funcionarios de Veracruz aportarán muy poco a los resultados.
  • En cambio, no se ha identificado a las personas que vigilaron y hostigaron al fotoperiodista.

La familia de Rubén Espinosa,el fotoperiodista asesinado en el multihomidicio de la colonia Narvarte en la Ciudad de México,ha denunciado que la investigación del crimen "es superficial" y no ha agotado correctamente la línea de investigación de delitos contra periodistas.

Al principio se manejó la hipótesis de robo, aunque "no había elementos para ello"Entrevistado por Ciro Gómez Leyva en su espacio de Radio Fórmula, el abogado de la familia, Leopoldo Maldonado, señaló que no están satisfechos con la investigación. De hecho, este miércoles publicaron una carta abierta dirigida a las autoridades instando a que se impulsen las pesquisas.

"Lo que hemos identificado en las primeras diligencias es que no se agotan los protocolos, por lo menos en lo concerniente a los delitos contra periodistas", dijo el abogado. "Se han privilegiado otras líneas de investigación".

Maldonado recordó que en los primeros momentos tras el crimen se manejó la hipótesis de robo, aunque "no había elementos para ello", y ahora se investiga el móvil de las investigaciones periodísticas de Rubén. "Pero creemos que ha sido un agotamiento de esta línea bastante superficial".

Declaraciones de funcionarios

En este sentido, se han recabado las declaraciones del gobernador de Veracruz, Javier Duarte,y de otros funcionarios de primer rango. Y es que una de las denuncias de la familia es que Espinosa se autoexilió de ese estado por amenazas y se fue a vivir al Distrito Federal.

La línea de investigación periodística requiere mucho mas que  testimonios de altos funcionariosA juicio del abogado, este tipo de testimonios aportará contexto a la investigación, pero no irá al fondo. Se necesitaría investigar "elementos mucho más contundentes", como identificar a las personas que hostigaron, vigilaron y siguieron al fotoperiodista en sus últimas semanas de vida.

"Hay muchas interrogantes que no han sido dilucidadas", dijo el jurista. "La línea de investigación periodística requiere mucho mas que los testimonios de altos funcionarios".

Condenan las filtraciones

La familia tampoco está conforme con las filtraciones que se han realizado a la prensa, que "generan una revictimización, mayor confusión y desconfianza por parte de las víctimas".

Como ejemplo, puso la filtración del estado en que fueron encontrados los cadáveres de las cinco víctimas del crimen, y de información sobre pequeñas cantidades de sustancias enervantes que fueron encontradas en el lugar de los hechos.

"Esas filtraciones en nada abonan a la investigación y pareciera que pretenden justificar los crímenes", dijo.

Por el contrario, desde un principio la familia ha pedido la geolocalización del celular que le fue robado a Rubén, sin que esa diligencia haya sido realizada hasta la fecha.