EU iza de nuevo su bandera en la embajada de La Habana

  • La insignia estadounidense ya ondea de nuevo en suelo cubano.
  • La ceremonia fue encabezada por el secretario de Estado John Kerry.
  • "No hay nada que temer", dice el representante estadounidense.
<p>Kerry iza la bandera de Estados Unidos en la embajada en La Habana.</p>
Kerry iza la bandera de Estados Unidos en la embajada en La Habana.
ESPECIAL

El secretario de Estado estadounidense John Kerry ha encabezado la ceremonia de izado la bandera estadounidense en la embajada de Estados Unidos en La Habana. La insignia vuelve a ondear en Cuba tras medio siglo de ruptura diplomática.

Ya quisieran muchos los beneficios de los que gozaremos cuando permitanos a nuestros ciudadanos conocerse mejor"Sabemos que el camino hacia unas relaciones normales es largo, pero por ello tenemos que empezar a trabajar en este mismo instante", dijo Kerry en la parte de su discurso que hizo en español. "No hay nada que temer".

"Ya quisieran muchos los beneficios de los que gozaremos cuando permitanos a nuestros ciudadanos conocerse mejor, visitarse con más frecuencia, realizar negocios de forma habitual, intercambiar ideas y aprender los unos de los otros", agregó.

El secretario dijo que "no se puede olvidar el pasado" y rememoró algunas de las grandes crisis entre las dos naciones, como la de los misiles.

"Lo ocurrido en el pasado, las palabras duras que nos dijimos, han sido fuentes de división y han disminuido nuestra humanidad, décadas de sospechas y temores. Gracias a los lazos familiares y el anhelo a superar el enfado es que hemos abierto este camino", comentó

"Estamos seguros de que este es el momento de acercanos dos pueblos, ya no enemigos ni rivales, sino vecinos", dijo, de nuevo en español. " Es el momento de desplegar nuestras banderas y hacer saber al resto del mundo que nos deseamos lo mejor".

Llegada a La Habana

Kerry recibido en el aeropuerto capitalino por Lidia Margarita González, vicedirectora del protocolo de la cancillería, y sin hacer declaraciones se marchó en una caravana de automóviles.

Con esta ceremonia se relanzan las relaciones diplomáticas bilaterales después del triunfo de la revolución cubana de 1959. A partir de entonces, Estados Unidos empezó a aplicar una política de sanciones cada vez más fuertes en un intento por provocar un cambio de sistema en la isla.

Durante varios días, trabajadores realizaron obras y dieron mantenimiento al frente del edificio vidriado de siete pisos ubicado frente al Malecón de La Habana y casi bañado por las olas del mar.

Desde los balcones de los edificios cercanos se veían banderas gigantes de Cuba y algunas de Estados Unidos y unas 200 personas se apostaron desde las siete de la mañana en el Malecón para ver la ceremonia.