Seis personas murieron tras un tiroteo en Orizaba, entre ellas un exreportero de Televisa

  • Juan Heriberto Santos Cabrera trabajó en Televisa Veracruz.
  • En el ataque falleció un presunto jefe de plaza de Los Zetas.
  • Otros dos reporteros resultaron ilesos tras el tiroteo.
Imagen de un par de peritos recogiendo evidencias del ataque suscitado en un bar de Guadalajara.
Imagen de un par de peritos recogiendo evidencias del ataque suscitado en un bar de Guadalajara.
Luis Fernando Moreno / NOTIMEX

Seis personas fueron ejecutadas la madrugada de este jueves en un bar de Orizaba, entre ellos José Márquez Balderas "el Chichi", identificado como jefe de plaza  de Los Zetas, así como el reportero Juan Heriberto Santos Carrera. 

El ataque fue realizado por un comando armado de cinco personas Testigos presenciales refieren que un comando integrado por cinco personas con armas de alto poder entraron al bar "La Taberna" y se dirigieron directamente contra las víctimas y dispararon en su contra, informó Eje Central.

Al momento de escapar los agresores fueron interceptados por elementos de la Fuerza Civil quienes no lograron su detención. En el enfrentamiento dos elementos resultaron lesionados y uno de ellos se encuentra en estado grave.

En el bar donde se suscitaron los hechos se encontraban presentes otros dos reporteros que resultaron ilesos y se encuentran bajo resguardo de la autoridad.

La Fiscalía General del Estado integra la respectiva Carpeta de Investigación para esclarecer estos hechos.

Juan Heriberto Santos Carrera fue corresponsal de Televisa Veracruz y fue cesado hace dos meses. Las otras víctimas son Felipe Mendoza Morgado, Alberto Rodríguez Romero, José Eduardo Castillo Romero y una persona más sin identificar, quienes se encontraban conviviendo en el momento de los hechos. En el lugar, las autoridades encontraron armas y vehículos de algunos de las víctimas.

Reporteros coludidos

José Abella, el director del diario "El buen tono" de Orizaba en el que trabajaban los dos reporteros supervivientes del ataque dijo a The Associated Press que "ellos están despedidos y bajo investigación. Tendrán que explicar qué hacían en esa mesa con el jefe de plaza, con el jefe y el subjefe (de los Zetas)"

"El problema es que los mismos reporteros que tenemos nos traicionan porque reciben dinero para manipular la información", dijo Abella.

El director del diario explicó que los reporteros que trabajan en la calle reciben presiones de los grupos criminales que condicionan las notas que se publican. "Les dan dinero para tenerlos contentos o los matan", explicó, en una política que denominó como de "plomo o plata".

Son parte de la mafia porque bloquean la información Abella, muy crítico, dijo que los reporteros que aceptan dinero, "son parte de la mafia porque bloquean la información" y cree que "Hay muchos otros oficios si en este no se puede trabajar correctamente, nadie les obliga a trabajar en esto".

El propietario de "El buen tono", diario cuyas oficinas ya fueron incendiadas en noviembre de 2011, explicó también que ha tenido que despedir a otros reporteros porque "se han ido a sobornar a alcaldes corruptos. Dame dinero para que calle la corrupción en tu municipio, les dicen".

Y afirmó que el problema de los periodistas que aceptan dinero del crimen organizado en México "es un problema nacional".

Veracruz es un estado en el que han aflorado múltiples casos de corrupción, crimen y enfrentamientos entre cárteles del narcotráfico. También es un lugar especialmente peligroso para los periodistas. Trece han sido asesinados desde finales de 2010 y tres están desaparecidos.

Para Abella, "aquí no hay prensa, aquí son delincuentes con pluma. Y se hacen pasar como reporteros".