Fusiles
Un soldado estadounidense con un Heckler & Koch G36. SGT ROB SUMMITT, USA / WIKIPEDIA

La Secretaría de la Defensa Nacional ha ordenado retirar fusiles de asalto alemanes que había distribuido a policías de Chiapas, Jalisco, Guerrero y Chihuahua, según publica el diario Reforma.

Las armas de asalto son marca Heckler & Koch G36.

La medida, según el diario, busca evitar presiones internacionales y cuestionamientos. Y es que una ley alemana prohibe vender armas a países en donde haya sospechas de violación de derechos humanos.

Ya hace algunos meses se desató un escándalo en Alemania al revelarse que algunas de las armas que habían usado policías de Iguala contra de los estudiantes de Ayotzinapa eran de origen aleman. El colectivo de padres de los 43 normalistas desaparecidos ha denunciado en reiteradas ocasiones esta situación. 

En el sexenio pasado

Los fusiles fueron comprados en el sexenio pasado, entre 2006 y 2009. Fueron en total 9,652 a un precio de 13 millones 076,316 euros.

Las armas fueron importadas para utilizarlas en tareas de seguridad pública de 27 estados y la entonces Secretaría de Seguridad Pública Federal.

La empresa alemana fue demandada por activistas en 2010 por violar esa ley y vender armas a paìses sospechosos de violar derechos humanos. El fabricante de armas en mayo pasado que cometió una operación ilegal y que dos empleados fueron despedidos.