El sismo de 7.1 grados del pasado 19 de septiembre ocasionó severos daños a la infraestructura acuícola morelense y ocasionó la huída  de casi 830 mil organismos de especies exóticas invasoras.

La Comisón Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad (Conabio) alertó lo anterior al dar a conocer la cifra reportada por el Comité Estatal de Sanidad Acuícola del Estado de Morelos (Cesaem).

Dicha cifra fue obtenida por el organismo auxiliar del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), luego del análisis sobre los daños que ocasionó el movimiento telúrico que realizó del 22 al 28 de septiembre.

Durante la visita a las granjas, el personal del Cesaem registró 239 estanques de concreto dañados y verificó la fuga de especies acuáticas invasoras, ornamentales y de consumo.

Entre ellas están el pez cebra (ciprínidos), las tilapias (Oreochromis spp.), el langostino malayo (Macrobrachium rosembergii), la carpa dorada o pez japonés (Carassius auratus) y topotes, gupis o molly (Poecilia spp.).

Además, se liberaron otras especies pertenecientes al grupo conocido como cíclidos y ejemplares de pangasio (Pangasius spp.); esta última considerada altamente invasora, por lo que la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) no recomienda su producción.

Conabio advirtió que el potencial de establecimiento de las especies exóticas que escaparon puede ocasionar severos impactos, tanto a la vida silvestre como a las actividades humanas productivas relacionadas con el medio acuático.

Ante ello, el organismo invitó a la ciudadanía a reportar la presencia de esas especies en los diferentes cuerpos de agua, como ríos u otros sitios del estado de Morelos.

Para ayudar a la población a identificar los ejemplares, la Conabio recordó que la ciudadanía puede recurrir a la red social de acceso libre NaturaLista en www.naturalista.mx.

Lo ideal es tomar fotografías de los organismos detectados (con cualquier dispositivo fotográfico) y subirlas a esa red; la comunidad de expertos ayudará a la identificación precisa de las especies.

Además, para reportar especies invasoras (confirmadas o con sospecha de que sean invasoras) la ciudadanía también puede comunicarse directamente al Cesaem.