Pide Scholas México a Jojutla canalizar su temor hacia la solidaridad

"Lo qué más nos dolió fue ver al municipio donde nacimos, destruido", dijo César García, un joven voluntario que trabaja en labores de escombro en los inmuebles que tiró el sismo del 19 de septiembre...

"Lo qué más nos dolió fue ver al municipio donde nacimos, destruido", dijo César García, un joven voluntario que trabaja en labores de escombro en los inmuebles que tiró el sismo del 19 de septiembre, y a cambio recibió el mensaje de aliento de José María del Corral, uno de los dos directores de Scholas México, de "canalizar su temor hacia la educación y solidaridad entre todos".

"En la vida siempre hay contradicciones y problemas, lo sano es buscar sacar eso y compartirlo y no encerrarse", terció Enrique Palmeyro, quien comparte con Del Villar la dirección mundial de esa organización, que mantiene un despliegue en las zonas afectadas por el movimiento telúrico, para infundir ánimo a las familias damnificadas.

En tanto, Héctor Sulaimán, quien es presidente del Consejo Asesor de Scholas en México, fue breve, pero muy emotivo ante las familias que perdieron todo: "Dios los bendiga, vamos a salir adelante siempre".

Los representantes de esa organización realizaron hoy un recorrido por diversas zonas de Jojutla que se desplomaron total o parcialmente, como la Escuela Primaria Cuauhtémoc, la colonia Zapata, el Colegio Morelos y las iglesias de San Miguel y Nexpa.

La visita inició en un reducido espacio de atención para niñas y niños, dónde José María del Corral fue recibido con dibujos que eran acompañados por mensajes relacionados con el sentimiento que les produjo el momento del sismo del 19 de septiembre.

"Me dio un poco de miedo, se cayó mi escuela y la calle 10 de abril, pero mi casa y mi familia han estado bien, gracias a Dios tengo qué comer y toda mi familia ha estado bien", escribió Joaquín, un niño de 11 años, que de inmediato hizo empatía con los directivos de Scholas.

A su vez, otra menor, de nombre María Guadalupe Tinoco Cortés, escribió: "Lo que pasó a mi casa: se nos vino abajo una barda de una señora, se la estaba comiendo la tierra, se nos fue de lado".

José María del Corral convivió con los menores y les explicó que Scholas es una organización que tiene relación directa con el Papa Francisco, quien ha orado por los damnificados del sismo, y pidió que le regalaran los dibujos con sus frases, para llevárselos al obispo de Roma.

Posteriormente, la comitiva realizó un recorrido por diversos inmuebles que colapsaron o quedaron severamente afectados, en el que se encontraron con un grupo de familias, cuyas casas se derrumbaron totalmente, que están siendo alojadas en la vivienda de otra, que no sufrió mayores daños.

En ese lugar, conocieron la historia de Dalia Haro Comonfort, de 33 años, una mujer emprendedora, que falleció por el derrumbe, y dejó dos menores de ocho y cinco años, respectivamente, y ante su foto, Del Villar extendió un rosario qué envió el Papa Francisco en muestra de solidaridad y le pidió a la familia "ser firme y ser fuerte en la vida que nos espera".

En el recorrido, también tuvieron la oportunidad de platicar con un grupo de jóvenes de la Preparatoria de Jojutla y la Universidad de Morelos, quienes colaboran como voluntarios en las labores de remoción de escombros de los edificios qué colapsaron el 19 de septiembre pasado.

"Nos vamos a levantar. Nos tenemos que levantar", expresó, con mucho ánimo el estudiante de quinto semestre de la preparatoria.

Enrique Palmeyro señaló, a su vez, que Scholas trabajará en las zonas afectadas a través de la educación, para fomentar la cultura del encuentro, "dónde no haya personas que sobren".

En especial, subrayó que trabajarán con los niños y jóvenes "para transformar su temor en esperanza y su angustia en compromiso. Que sientan que pueden ser protagonistas en la construcción de un México más igualitario, con lugar para todos".