Las grietas y hundimientos de la zona de Tláhuac que se han difundido mediante fotografías después del sismo del 19 de septiembre ya existían, sólo se acentuaron, según expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En entrevista el secretario Académico del Instituto de Geología, Sergio Rodríguez Elizarrarás, aseguró que desde hace varios años se ha estudiado el comportamiento de grietas y hundimientos de la región, y su principal factor es la extracción de agua de pozos.

"Estas afectaciones ya existían, ya había muchas casas o zonas muy afectadas por hundimiento, por ejemplo en Iztapalapa, Tláhuac y Xochimilco, y eso está relacionado con la cuestión extractiva del agua del subsuelo y otros factores de la actividad humana", explicó.

Lo que el sismo hizo en realidad fue magnificar estas grietas, y tal vez a generar unas nuevas, "no lo podemos descartar, pero lo más probable es lo primero", agregó.

El especialista dijo que este viernes iniciará el levantamiento de datos en Tláhuac, pues antes estuvieron en Xochimilco.

"Los geólogos y geofísicos aportaremos elementos técnicos, mientras que los ingenieros y demás harán un reporte de los daños a la infraestructura en general a causa de estos hundimientos y grietas".

Informó que el Instituto de Geología trabaja con los de Geofísica, Geografía, Ingeniería, así como las facultades de Ingeniería y Arquitectura, todos de la UNAM, para determinar las causas y entregar un reporte preliminar que podría ser presentado la próxima semana.

"Nuestro trabajo está enfocado a ubicar cuáles son las zonas con predominio de agrietamientos para dar soluciones técnicas a las características constructivas; por ejemplo, de la reconstrucción que está prevista se tienen que ver cómo y qué nuevos lineamientos deberán seguirse".

Rodríguez Elizarrarás sostuvo que los trabajos comenzaron en Xochimilco y que además de Tláhuac también se ha incluido al estado de Morelos. Añadió que la investigación y el monitoreo tendrían que ser a largo plazo y para ello se requerirá del apoyo de entidades gubernamentales.

"No queremos cargarle estos gastos a la sociedad porque no lo merece, no estamos pensando en el aspecto económico, pero a largo plazo sí se generan requerimientos presupuestales que tendrían que cubrir los gobiernos", externó.