Grecia no pagará a tiempo los 1,600 millones que debe al FMI

  • El país mediterráneo tiene hasta la medianoche para efectuar este desembolso que agrupa tres pagos de junio o entrará en estado de mora de sus deudas.
  • El consejo de gobierno del BCE decidirá el miércoles, por su parte, si mantiene la línea de créditos de emergencia a la banca helena.

El ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varufakis, ha asegurado que Atenas no pagará los 1,600 millones de euros de préstamo al FMI, cuyo plazo de abono vence este martes, informa la agencia France Press.

Confirma así lo dicho horas antes por su adjunta Nadia Valavani a la televisión pública, que solo contemplaba una excepción si Grecia obtuviese los 1.800 millones de euros de los beneficios de los bonos griegos en 2014 en manos del Banco Central Europeo (BCE).

Valavani insistió que para ello no haría falta un nuevo acuerdo con las instituciones (Comisión Europea, BCE, FMI), porque forma parte del programa de rescate vigente. En términos similares se expresó el lunes el primer ministro, Alexis Tsipras, en otra entrevista.

La tramitación hasta que se declare el impago puede durar un mesGrecia tiene hasta la medianoche para efectuar este desembolso que agrupa tres pagos de junio; de lo contrario, entrará en estado de mora de sus deudas frente a este organismo monetario internacional.

Una vez que Grecia no pague, comienza una tramitación que, como recordó Valavani, puede durar un mes hasta que se declare el impago. En ese sentido, el ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, consideró que un impago no tendría "grandes consecuencias".

Una vez que se confirme que Grecia no ha pagado hasta la citada hora, se espera que la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, informe al Consejo Ejecutivo del organismo, posiblemente en el mismo día. Un día crucial para la liquidez de Grecia volverá a ser este miércoles, cuando se espera que el consejo de gobierno del BCE decida si mantiene la línea de créditos de emergencia a la banca helena.

El BCE ha mantenido las inyecciones de liquidez para garantizar su solvencia pero no ha elevado el techo de créditos, de en torno a los 90.000 millones de euros, lo que tras las elevadas salidas de depósitos de las últimas semanas ha dificultado la situación de las entidades financieras.

Tsipras culpó al Eurogrupo de haber provocado la decisión del BCE de no elevar los préstamos al no aceptar la solicitud de Grecia de ampliar la prórroga del rescate por unas semanas, con el objetivo de poder celebrar con calma el referéndum del próximo domingo. Según el primer ministro, esta decisión del BCE habría desencadenado la decisión de imponer restricciones bancarias este lunes.