Ante la emergencia por el sismo, Caja Popular Mexicana activó sus sucursales como centros de acopio, mediante la campaña “Ayudemos de Corazón”.

La cooperativa de ahorro y préstamo lanzó dicha convocatoria para extender su brazo de apoyo con los mexicanos y puso a disposición las 462 sucursales para captar la ayuda que será distribuida a los estados afectados.

Las 462 sucursales están en posibilidades de recibir alimentos no perecederos como atún, aceite, frijol, arroz, azúcar, lentejas, cereales, café, leche en polvo, pastas, verduras enlatada.

Además de artículos de higiene personal, pañales, toallas húmedas, aceite para bebé, talco, jabón neutro, champú, biberones, alimento para bebé, cepillos dentales; y de limpieza para el hogar, como cloro, pinol, cepillos, escobas,  jaladores  franelas y medicamentos básicos.

Sobre la operación de las 462 sucursales, Caja Popular indicó que se tiene en proceso los estudios estructurales de 39 sucursales y oficinas regionales, ubicadas en Huajuapan de León, Oaxaca.

"Personal especializado y expertos en la materia, están haciendo todo lo posible para reactivar la operación de las mismas y evitar afectaciones a sus socios", señaló en un comunicado.

"Caja Popular Mexicana analiza además las medidas de apoyo en materia de crédito y cobranza que implementará para los socios que hayan sufrido pérdidas materiales en los recientes sismos, las cuales se darán a conocer de manera individual a los afectados", anotó.