Felipe VI elogia a México: "Es una gran nación, cercana y hermanada" con España

  • Los monarcas españoles realizaron una ofrenda floral en el Campo Marte.
  • Don Felipe remarcó la "importancia capital" del viaje a México.
  • Posteriormente el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, entregó al matrimonio real las llaves de la capital.

El rey de España, Felipe VI, destacó este lunes "la fuerza y la vitalidad" de la relación entre España y México, además de su "enorme potencial", lo que atribuyó a que se basan en "vínculos mucho más profundos que los políticos o comerciales".

Son relaciones construidas entre personas que, por tanto, trascienden gobiernos e instituciones y esos las hace aún más sólidas

Don Felipe, acompañado de doña Letizia, transmitió este mensaje al comienzo de su visita oficial a México, la primera en su reinado a Iberoamérica, tras recibir la bienvenida del presidente del país, Enrique Peña Nieto, y de su esposa, Angélica Rivera.

El acto tuvo lugar en el Campo Marte, después de que el rey depositara una corona de flores en el Monumento de los Niños Héroes, los cadetes que defendieron la capital mexicana desde el Bosque de Chapultepec del ataque de los norteamericanos en 1847.

Don Felipe remarcó la "importancia capital" del viaje a México, no solo por ser un socio estratégico de España, sino para poner de relieve que la amistad entre ambos países se ha ido forjando a lo largo de "una experiencia histórica y cultural común muy amplia" y están basadas en "vínculo mucho más profundos que los políticos o los comerciales".

"Son relaciones construidas entre personas que, por tanto, trascienden gobiernos e instituciones y esos las hace aún más sólidas", aseguró.

Un país con "extraordinaria personalidad"

El rey mostró su convencimiento de que su primera visita de Estado a México, después de las seis que hizo su padre, don Juan Carlos, y la reina Sofía entre 1978 y 2002, servirá para que 170 millones de mexicanos y españoles comprueben "lo mucho que tienen en común, la fuerza y la vitalidad de la relación y el enorme potencial que hay por delante".

Tras definir a México como una "gran nación, tan cercana y hermanada" a España", hizo énfasis en su "extraordinaria personalidad" y en el peso de su historia", y en el "profundo aprecio y respeto" que tanto él como la reina tienen hacia sus gentes.

Don Felipe agradeció la invitación de Peña Nieto para que su "deseada y esperada" visita a México fuera la primera de máximo rango al continente americano, lo que ha considerado "un gesto de profunda amistad" .

Al recordar el viaje que Peña Nieto hizo a España en junio del pasado año, después de que don Juan Carlos abdicara y días antes de su proclamación, Felipe VI le transmitió el saludo "lleno de afecto y amistad" de sus padres hacia el jefe de Estado y el pueblo mexicanos.

Como colofón al discurso, don Felipe concluyó entonando un "Viva México" para hacer ver que todos los españoles "se han sentido, se sienten y se sentirán" en México como "en su propia patria", una impresión compartida por él y por la reina.

El acto se celebró en el recinto deportivo militar que habitualmente acoge la bienvenida de mandatarios extranjeros, ante una notable presencia de unidades de los tres ejércitos y del Cuerpo de Guardias Presidenciales.

El presidente de México y el rey de España con sus esposas se trasladaron después a la residencia oficial de Los Pinos, donde se tomaron la fotografía oficial.

Las llaves de la Ciudad de México

Posteriormente, el rey Felipe VI y su esposa doña Letizia recibieron de manos del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, las llaves de la Ciudad de México y el reconocimiento como huéspedes distinguidos.

En el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Mancera Espinosa dio la bienvenida a los monarcas y destacó los vínculos entre ambos países, los cuales se han fortalecido, especialmente en los ámbitos académico y cultural.

El mandatario capitalino agradeció la visita de los soberanos y deseó que esta sea la primera de muchas visitas que hagan al país. “La Ciudad de México sigue teniendo la mano extendida y los brazos abiertos para España”, expresó.

Por la noche, los reyes Felipe VI y Letizia acudirán a una cena que en su honor ofrecerán el presidente Peña Nieto y su esposa Angélica, en Palacio Nacional.