Iincluir a mascotas en planes de prevención, piden veterinarios de UNAM

Debido a que las mascotas sufren el mismo nivel de estrés por un evento natural, como puede ser un terremoto, las previsiones que se deben tener con ellas son muy semejantes a las que se tienen como...

Debido a que las mascotas sufren el mismo nivel de estrés por un evento natural, como puede ser un terremoto, las previsiones que se deben tener con ellas son muy semejantes a las que se tienen como prevención para el resto de la familia, indicó el Hospital Veterinario UNAM-Banfield.

“Diseñar, montar y ensayar un plan de acción en caso de sismo puede salvar tu vida y la de tus seres queridos, incluida tu mascota”, coincidieron médicos del nosocomio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Así como ocurre con la documentación de la familia, en caso de tener mascota se debe tener a la mano papeles de identidad, de vacunación y de Medicina Preventiva, así como el número telefónico del veterinario; comida y agua destinada particularmente para ellos.

Durante el desarrollo de un movimiento telúrico, lo más importante es observar y atender el comportamiento de las mascotas, recomendó el director médico del Hospital Veterinario UNAM-Banfield, Fausto Reyes Delgado.

Recordó que al momento de un temblor las mascotas pueden intentar salir corriendo como parte de su instinto de supervivencia; sin embargo, si se logra tranquilizarlas y mantenerlas cerca se van a sentir más protegidas y seguras para esperar el paso del evento.

De acuerdo con diversos estudios de comportamiento animal, refirió Reyes Delgado, tanto animales salvajes como domésticos modifican sus comportamientos ante un evento natural importante, y esto puede ser incluso una ventaja para la familia poseedora de una mascota, pues nadie mejor que un propietario conoce el comportamiento de su mascota.

De tal forma, un comportamiento fuera de lo normal de las mascotas puede ser una señal de alerta que, junto con los medios preventivos oficiales, como la alerta sísmica, podría ser una ventaja importante para hacer frente a un fenómeno natural.

Sin embargo, “lo fundamental que tenemos que hacer como propietarios responsables de una mascota y de nuestra familia es establecer nuestro protocolo familiar en el que todos los integrantes de nuestra familia sepan perfectamente qué hacer y cómo hacerlo”, enfatizó el veterinario egresado de la UNAM.

En la Ciudad de México no existe un protocolo oficial para que animales de compañía puedan ser evacuados de alguna instalación durante un sismo, aunque sí existen guías de autoprotección familiar que contemplan a las mascotas.