Nunca es tarde para realizar el testamento, sobre todo en septiembre

Una de las razones por las que las personas no realizan un testamento es por los costos, debido a que en la Ciudad de México el precio por este documento es de cuatro mil pesos, no obstante, en...

Una de las razones por las que las personas no realizan un testamento es por los costos, debido a que en la Ciudad de México el precio por este documento es de cuatro mil pesos, no obstante, en "Septiembre, mes del testamento” se ofrece un descuento de 50 por ciento.

Lo anterior, con el objetivo de incentivar la realización de este documento que es la única forma legal, segura y eficaz para que cuando una persona fallece sus bienes y derechos vayan a quien ella decida. Así, los herederos no reciben problemas, sino un apoyo en una época de por sí difícil.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) refirió que cada año se lleva a cabo la campaña “Septiembre, mes del testamento”, una iniciativa conjunta de la Secretaría de Gobernación, los gobiernos locales y el Notariado Mexicano, enfocada a promover la cultura testamentaria en el país.

En entrevista con Notimex, el notario No.20, integrante de la Comisión de Comunicación y Vocero del Colegio de Notarios del Distrito Federal, Armando Ostos Zepeda, dijo que realizar un testamento garantiza que la persona decida a quién transmitir sus bienes, de lo contrario, a través del Código Civil, la autoridad correspondiente asume esa voluntad y se lo da a los parientes más cercanos.

Dijo que en la Ciudad de México, año con año ha ido al alza el porcentaje de personas que realizan este documento, aunque aún es muy bajo, aproximadamente 10 por ciento de la población económicamente activa.

“La gente dice no tengo bienes, por lo tanto no puedo hacer testamento, pero la realidad es que todos tenemos bienes, no hay nadie que en su patrimonio no tenga nada, podrá tener pocos y de poco valor, pero todos tienen”, explicó.

El notario señaló que otro motivo por el que la gente no opta por hacer este documento es porque se piensa que se está “invocando a la muerte y es señal de que ya me voy a morir”.

Recalcó que “un testamento se puede hacer en cualquier etapa de la vida, no se necesita estar moribundo, incluso se recomienda hacer el testamento en pleno uso de sus facultades.

“Aquellas personas que ya están aquejadas por una enfermedad terminal o que están en un hospital, yo creo que su mente está más en recuperarse que en estar pensando qué va a pasar con sus bienes, emocionalmente me parece que no es el momento adecuado para hacer un testamento”, argumentó.

Explicó que la edad mínima para realizar este documento es a partir de los 16 años “siempre y cuando las personas estén en pleno goce de su facultades, sus derechos y sus capacidades”.

Para ello, es necesario acudir a una Notaría “y que lleve una identificación oficial, no hay que llevar ni escrituras, ni documentos, ni facturas, ni un inventario de bienes, ni estados de cuenta. Lo único que se necesita es una identificación y acudir a la Notaría Pública más cercana al domicilio”, dijo.

Otra de las razones para omitir este documento es que los costos son elevados, pero en septiembre el costo es de dos mil pesos, y hay otros programas todo el año en apoyo para que las personas realicen un testamento.

“El testamento universal lo puede hacer cualquier persona, nada más tiene que inscribirse en la Dirección General de Regularización Territorial (DGRT), y tiene un costo de mil 200 pesos y aquellas personas que son adultos mayores, arriba de 65 años de edad, está el testamento del adulto mayor, ese tiene un costo de 400 pesos y esos dos programas son todo el año”.

El entrevistado recordó que “siempre que una persona fallece, lo primero que se tiene que hacer al iniciar un procedimiento de la sucesión es pedir un informe al Archivo General de Notarías y al Registro Nacional de Testamentos, que tienen un registro de todos los testamentos a nivel federal”.

Ostos Zepeda mencionó que una edad ideal para realizar un testamento es a partir de los 25 años, cuando la persona empieza a trabajar, generar dinero, piensa comprar un inmueble, un coche o casarse.

Un testamento facilita el proceso de sucesión, ya que de no existir, el trámite enfrentará un proceso judicial en el que un juez determinará quiénes son los herederos y en qué porcentaje recibirán los bienes.

Este proceso suele tener un costo para los familiares, por ello, siempre será más sencillo si ya se cuenta con un testamento.