Envejecimiento poblacional, desafío para economías en todo el mundo

El envejecimiento poblacional es un fenómeno global que será un fuerte desafío para todas las economías en el mundo, mientras que en México se experimentará un crecimiento acelerado de la población...

El envejecimiento poblacional es un fenómeno global que será un fuerte desafío para todas las economías en el mundo, mientras que en México se experimentará un crecimiento acelerado de la población adulta, destacó Principal.

La firma especialista en ahorro e inversión destaca en un comunicado que según estimaciones de las Naciones Unidas, México experimentará un crecimiento acelerado de la población de 65 años y más en comparación con otros países desarrollados y en desarrollo.

De tal forma, en tres décadas la población adulta en el país pasará de 8.0 por ciento a 19 por ciento de la población total, y hacia 2070 alcanzará un tercio de ésta, etapa de mayor envejecimiento en nuestro país.

Por lo que en materia de seguridad social crecerá la demanda por servicios de salud pública asociados a enfermedades relacionadas con la vejez, y por pensiones para mantener el nivel de vida de una sociedad envejecida.

En ese sentido refirió que existen dos tipos de esquemas que se utilizan para diseñar un sistema (o plan) de pensiones, el primero es de Reparto y beneficio definido, donde los trabajadores generan derechos de pensión al alcanzar una edad determinada o años de cotización.

Mientras que en el Esquema de cuentas individuales y capitalización el beneficio pensionario se alcanza de la misma forma, pero con la diferencia que el monto final de la pensión depende del esfuerzo de ahorro realizado por la persona durante su etapa laboral activa.

"Ambos esquemas o regímenes tienen ventajas y desventajas, que dependen en gran medida del diseño del sistema de pensiones en conjunto con la realidad demográfica, económica y laboral de la población objetivo", refirió.

Para los sistemas de reparto, indica la firma, en un escenario de envejecimiento poblacional habrá menos trabajadores en activos por cada pensionado o jubilado, que a la larga impactará en su sostenibilidad y financiamiento de largo plazo.

Particularmente en los sistemas públicos de reparto, a cargo de los gobiernos, resulta de gran relevancia asegurar la fuente de su financiamiento, pues al no tener recursos propios obtienen recursos de la recaudación de impuestos de las poblaciones que gobiernan.

Y en caso de insostenibilidad o quiebra de estos sistemas, deberán destinarse recursos públicos para pagar las pensiones comprometidas.

Principal comenta que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han emitido recomendaciones en relación con el financiamiento y sostenibilidad de los sistemas de pensiones en el mundo.

De acuerdo con la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP 2017), desde hace varias décadas muchos países emprendieron cambios sustantivos en los parámetros y en la fórmula de beneficios de sus sistemas públicos de reparto.

De tal forma, 76 países aumentaron la tasa de cotización en sus programas de reparto, en donde, por ejemplo, Rusia incrementó la tasa obligatoria del 20 por ciento al 26 por ciento, y un 4.0 por ciento adicional para quienes no elijan un fondo privado.

Además, 54 países aumentaron la edad de retiro, en donde Gracia subió la edad de jubilación de 65 a 67 años y cada tres años, a partir de 2020, se ajustará conforme la expectativa de vida.

En tanto que 67 países ajustaron la fórmula de los beneficios o disminuyeron directamente los beneficios, como España, que incrementó el número mínimo de años cotizados de 15 a 25 años hacia 2022, y de 25 a 38.5 años hacia 2025.

La modificación de parámetros en los sistemas de reparto otorga un respiro en términos de financiamiento, pero no garantiza su sostenibilidad en el largo plazo ni asegura que habrá recursos suficientes para pagar los beneficios establecidos a los futuros pensionados, advirtió la compañía.