Un hombre fue decapitado y al menos dos personas resultaron heridas en un atentado islamista ocurrido esta mañana en una fábrica de gas industrial en un poblado de Isere, en las cercanías de la ciudad de Lyon, en el sureste de Francia.

Fuentes cercanas a la investigación han especificado que poco antes de las 10.00 horas el coche irrumpió en la empresa química Air Products y colisionó contra varias bombonas de gas dentro de la fábrica, lo que originó una explosión en la que dos personas resultaron heridas.

También se ha confirmado el hallazgo de una persona decapitada, que no pertenece a la empresa atacada, según la Fiscalía.

La cabeza de la víctima se ha encontrado colgada de la valla del recinto de la empresa, a varios decenas de metros del resto de su cuerpo, y tenía escritas palabras en árabe, según AFP.

No se descartan otros ataques, por lo que se ha procedido a un importante despliegue policial en la zonaJunto al hombre decapitado, los presuntos autores depositaron una bandera del Estado Islámico (EI), según las fuentes.

Por ahora se ha mantenido a los trabajadores dentro de la fábrica. Las escuelas locales por el momento no han cerrado y los alumnos permanecen bajo la supervisión de sus profesores, si bien los padres que lo deseen pueden ir a recoger a sus hijos.

Uno de los dos presuntos autores del ataque, un hombre de treinta y cinco años, ha sido detenido y está siendo interrogado, el otro se ha dado a la fuga.

No se descartan otros ataques, por lo que se ha procedido a un importante despliegue policial en la zona. También se han activado dispositivos de seguridad en otras localidades como Valence, Romans-sur-Isère y Montélimar, en Drôme.

Un hombre "muy valiente" detuvo al atacante "con mucha sangre fría"

Por su parte, el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, ha ofrecido a la prensa más detalles del suceso. Respecto a la identidad de los criminales, uno de ellos podría tratarse de Yassin Sahli, un hombre investigado por la policía por "radicalización" en 2006 y cuya ficha no fue renovada en 2008 debido a que no tenía ninguna causa abierta.

Respecto a la identidad de los criminales, uno de ellos podría tratarse de Yassin Sahli, un hombre fichado por la policía por "radicalización"Cazeneuve ha precisado que analizarán otros elementos que les permitan tener más detalles de su perfil.

También se investigan posibles cómplices, personas que hayan podido participar en este "crimen abyecto".

La víctima está siendo identificada y las inscripciones aún no han sido traducidas. "Todos los servicios que recaen bajo mi responsabilidad se han movilizado para concluir rápidamente esta investigación", ha señalado el ministro francés.

También ha explicado que el supuesto autor fue "neutralizado por parte de una persona que ha sido muy valiente, que ha tenido mucha sangre fría" y que procedió a detener a este individuo. Al parecer, se trata de un bombero que decidió actuar para evitar males mayores.

Las fuerzas de seguridad francesa han detenido a varios "posibles cómplices" de la persona que había sido arrestada previamente, según el ministro del Interior.

Una de los posibles cómplices detenidos, según  Le Dauphiné Libéré, sería el conductor de un Ford Fusion que fue visto poco antes del ataque dando vueltas al recinto de la fábrica de gas.

La fiscalía define el ataque como un "acto terrorista"

El presidente francés, François Hollande, que se encontraba en Bruselas en la cumbre europea, tiene previsto regresar a primera hora de la tarde a París, según ha informado el Elíseo. Una vez allí presidirá el Consejo de Defensa que ha sido convocado para las 15:00 horas, según ha informado el ministro de Defensa, Jean-Ivez Le Drian.

En una comparecencia a la prensa desde Bruselas, Hollande, que ha recibido muestras de solidaridad del resto de líderes europeos antes de regresar a París, ha pedido "no ceder al miedo nunca".

La sección antiterrorista de la Fiscalía de París anunció que ha abierto una investigación por "asesinato y tentativas de asesinato en banda organizada y en relación con un acto terrorista" por el atentado perpetrado contra una fábrica en Isere (sureste de Francia).

También investiga los cargos de "destrucción y degradación a través de una sustancia explosiva en banda organizada y en relación con un acto terrorista" y de "asociación terrorista para cometer atentados contra las personas".