Para continuar con la atención a la población afectada en Chiapas a causa del sismo de la semana pasada, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) despliega toda su capacidad para garantizar la entrega de alimentos y agua potable.

Con ello, subrayó, el gobierno federal reafirma su compromiso con los damnificados por el fenómeno natural y reitera que seguirá trabajando cerca de la población y de manera coordinada con todas las dependencias y órdenes de la administración pública.

En un comunicado, la dependencia informó que mantiene los protocolos de acción para atender y cubrir las primeras necesidades de los damnificados, que incluye el trabajo compartido con las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina Armada de México, cuyo personal permanece en la zona.

Destacó que para atender la instrucción del Ejecutivo federal, a través de Liconsa, ha entregado más de 98 mil litros de agua y 10 mil unidades de leche de 250 mililitros.

En tanto, añadió, en colaboración de Sedena, ha distribuido más de 12 mil despensas en la entidad y distribuido mil 500 toneladas de alimentos a los 405 comedores comunitarios en la entidad y los 10 comedores temporales que han preparado y servido más de 100 mil raciones en esta etapa de la emergencia.

En ese sentido, reconoció el apoyo del voluntariado del Programa de Comedores Comunitarios y de las dependencias federales en la ejecución de estas acciones.

La Sedena resaltó que para hacer frente a la contingencia, se reciben solicitudes de apoyo del Programa de Empleo Temporal Inmediato (PETI), para lo cual se han destinado 30 millones de pesos.

También, agregó, se instaló una mesa permanente de atención a los municipios para que puedan utilizar recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS), que es una fuente fundamental para recuperar los servicios básicos en las localidades.