Primer mexicano Embajador de Buena Voluntad de UNESCO rechaza los muros

El economista, abogado y diplomático Andrés Roemer, el primer mexicano en ser designado Embajador de Buena Voluntad de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura...

El economista, abogado y diplomático Andrés Roemer, el primer mexicano en ser designado Embajador de Buena Voluntad de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), resaltó que una sociedad mejor no se edifica con muros.

Al ser oficialmente nombrado como Embajador de Buena Voluntad, Roemer destacó que "si queremos cambiar a la sociedad para mejor, nunca será a través de muros, drones o armas", al tiempo que destacó que la paz no se logra mediante divisiones, sino con una mente crítica, capaz de retar al status quo.

La ceremonia en la que se hizo oficial el nombramiento de Roemer fue encabezada por la directora general del organismo, Irina Bokova. Esta es la primera vez que el reconocimiento recae en un mexicano. 

El fundador de la Ciudad de las Ideas se sumó a personalidades como Nelson Mandela, Rigoberta Menchú, la princesa Dana Firas de Jordania, Plácido Domingo, y Yehudi Menuhin como representante de la UNESCO para difundir sus metas y objetivos en materia de educación, cultura, comunicación, ciencia, pensamiento crítico e innovación tecnológica, entre otras.

En un mensaje en el que llamó a acabar con el racismo y su violencia, con la discriminación y el odio, Roemer también reflexionó acerca del significado del agradecimiento y la importancia de la educación.

“Ustedes son los únicos que lograrán la paz, no será a través de divisiones. La única manera será a través de una manera crítica. Será retando al statu quo. No crean en lo que siempre han pensado. Tienen que pensar nuevas preguntas y olvidar las viejas respuestas. Debe haber un flujo libre de conocimiento. Esa será la única manera en la que se podrá cambiar a la sociedad”, enfatizó.

Los poseedores de esta distinción tienen diversas obligaciones, entre ellas reunirse cada año para compartir sus experiencias y acciones a favor de la misión y visión de la UNESCO, y son figuras de integridad con un fuerte deseo por enfocar el interés público hacia los principios y propósitos del organismo internacional, con capacidad de alcance sobre grandes audiencias, y posiciones importantes en la toma de decisiones de carácter nacional e internacional.

Roemer explicó que en 1945, cuando Winston Churchill era primer ministro de Gran Bretaña, dijo que "deberíamos comenzar a construir y defender la paz en las mentes de los seres humanos". Añadió que en 1941 Thomas Mann, después Premio Nobel de Literatura, escapó de la Alemania nazi, se estableció en Pasadena y desde ahí creo un programa llamado “Escuchen, alemanes”, que a través de la BBC transmitió alrededor de 25 programas en Alemania.

También mencionó que el fundador de la UNESCO, Julian Huxley, aclaró que la educación y la alfabetización son muy importantes, pero si quieres de verdad acceso y empoderamiento para todos los ciudadanos, es una condición necesaria, más no suficiente, por lo que él mismo preguntó: “¿Cuántas personas educadas con doctorados han seguido a líderes terribles como Mao o Hitler?”.

Con base en estas reflexiones, Roemer consideró que “hay un paso más que hacer en la alfabetización y eso tiene que ver con un flujo libre de conocimiento”, ante lo cual pidió a los asistentes estar conscientes en todo momento de sí mismos y de otros seres humanos, de ésta y las generaciones siguientes, de las culturas y "de todo lo que nos rodea en el mundo".

Esto, dijo, corresponde a un estado mental de gran responsabilidad, “que los invito a tener, pero que yo tendré también como embajador, porque creo de manera muy determinada que si queremos cambiar a la sociedad para mejor, nunca será a través de muros, drones o armas”.

Roemer es cofundador del Festival de Mentes Brillantes: La Ciudad de las Ideas, que busca difundir la ciencia y el pensamiento crítico, y en los últimos meses ha recibido reconocimientos como el Premio del Centro Simon Wiesenthal, el Premio Internacional de Liderazgo de la American Sepharadic Federation, el Premio UN Watch 2017 “Eleanor Roosevelt”, y el nombramiento de caballero por la Soberana Orden de Malta por su defensa de los derechos humanos.