Una serie de 26 imágenes que el fotógrafo alemán Fred Ihrt (1918-2005) capturó durante su estancia en distintas partes de México en 1966 y que dejó como legado de su quehacer fotográfico, se exhibe en la sala 4 del Salón de la Plástica Mexicana.

En la inauguración Cecilia Santacruz, coordinadora del Salón de la Plástica Mexicana, comentó que la colección que da forma a “Fred Ihrt en México” pertenece a este recinto luego de que se buscó al artista durante 12 años y pero “por azares del destino Alexa, hija de Fred vino a México y se puso en contacto con nosotros”.

Destacó que la muestra contiene muchas imágenes en las que aparece la esposa de Fred y ese material lo envía después como agradecimiento a la marca de automóviles que le prestó el vehículo para viajar por el país, y finalmente lo dona al Salón de la Plástica Mexicana.

Fred Ihrt (1918-2005) es reconocido internacionalmente por su labor en el periódico Rhein-Neckar-Zeitung, su colaboración con la revista "Stern" y por haber sido galardonado en 1967 y 1980 con el premio World Press Photo.

“Es muy interesante la exposición, porque Fred fue un foto periodista que estuvo en la guerra y retrató una visión personal de México muy interesante”, señaló Cecilia Santacruz.

La muestra contiene fotografías que retratan esos bellos lugares del país, como Acapulco, sus playas, sus hoteles, su gente, así como de otros sitios como la zona arqueológica de Teotihuacán y Uxmal, la Catedral Metropolitana y algunas fiestas tradicionales.

También se inauguró aquí la muestra “Umbral”, de la fotógrafa Blanca Charolet, quien celebra su 50 aniversario de trayectoria, conformada por 32 fotografías en técnica mixta, digital y análoga.

Blanca Charolet, mencionó que son 50 años de alegrías, tristezas, pero sobre todo de mucha dicha y mucho gozo “haberme decidido a muy temprana edad por la fotografía, creo en un momento en que me apasionó fue el pensar que era como un sueño”.  

Recordó que en el momento en que vio la primera imagen se le hizo como un sol, el ver el proceso de cómo aparecía una imagen en un papel fue para ella algo mágico.

“Creo que el sueño y la alquimia han estado presentes en estos 50 años, me doy cuenta que las sombras y las luces siempre han estado presentes en mi vida, por lo que creo que Umbral es una propuesta en la cual quiero dejar de manifiesto todo lo que sucede en un tiempo de vida de cualquiera de nosotros”, señaló.

Esta serie abraza imágenes que surgen en la embocadura del asombro de la artista de la lente, ante la belleza de lo inesperado, de la unificación de su interior con la materia visual que la incita a tomar la fotografía, de vivir un vuelco de emoción y reflexión sobre límites y fronteras a las que “me asomo, me detengo, enfrento y no siempre traspaso”.

Cabe destacar que ambas exposiciones que se realizan en el marco de actividades del Festival Internacional Foto México y permanecerán abiertas al público hasta el 1 de octubre próximo en el Salón de la Plástica Mexicana.