Dignidad humana, un derecho fundamental, afirma presidente de la Corte

El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales, aseveró que la dignidad humana es una garantía fundamental y requisito para el disfrute de los...

El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales, aseveró que la dignidad humana es una garantía fundamental y requisito para el disfrute de los demás derechos.

Al participar en el encuentro académico “Bioética y Derechos Humanos”, Aguilar Morales consideró que la bioética es una disciplina esencial para garantizar condiciones de equidad, justicia y respeto a los derechos humanos en todos los ámbitos de la salud.

La dignidad humana no es un precepto meramente moral ni una simple declaración ética, sostuvo el también presidente del Consejo de la Judicatura Federal.

Es, subrayó, un principio jurídico que permea en todo el ordenamiento jurídico nacional, como un derecho fundamental que es la base y condición para el disfrute de los demás derechos y el desarrollo integral de la personalidad.

Agregó que en su núcleo más esencial, la dignidad humana debe ser entendida como el interés inherente a toda persona, por el mero hecho de serlo, a ser tratada como tal y no como un objeto, a no ser humillada, degradada, envilecida o cosificada,

“Se trata de una norma jurídica que consagra un derecho fundamental a favor de la persona y por el cual se establece el mandato constitucional a todas las autoridades, e incluso a los particulares, de respetar y proteger la dignidad de todo individuo”, expuso.

Al participar en la ceremonia inaugural del encuentro académico “Bioética y Derechos Humanos”, destacó que la reforma constitucional de 2011 en materia de derechos humanos tuvo un impacto muy relevante en el terreno de la bioética.

Lo anterior, porque por esa enmienda, el Artículo 1 dispone que las normas sobre derechos humanos se interpretarán de conformidad con la Constitución y con los tratados internacionales de la materia, favoreciendo la protección más amplia a las personas en todo tiempo, explicó.

Aguilar Morales recordó que la Suprema Corte ha establecido que los derechos humanos contenidos en la Constitución y en los tratados internacionales son el parámetro de control de la regularidad constitucional.

En cuanto a la bioética, consideró que es una disciplina fundamental para garantizar condiciones de equidad, justicia y respeto a los derechos humanos en todos los ámbitos de la salud, puesto que promueve la salvaguarda de la vida en todas sus expresiones.