Amnistía Internacional denuncia incremento de asesinatos de Boko Haram

El recrudecimiento de los atentados suicidas del grupo extremista Boko Haram en Nigeria y en el norte de Camerún han dejado al menos 381 civiles muertos desde abril pasado, el doble de víctimas...

El recrudecimiento de los atentados suicidas del grupo extremista Boko Haram en Nigeria y en el norte de Camerún han dejado al menos 381 civiles muertos desde abril pasado, el doble de víctimas respecto a los cinco meses anteriores, denunció hoy Amnistía Internacional (AI).

El repunte de violencia se debe a un aumento en el empleo de atacantes suicidas, a menudo mujeres y niñas, que cometen atentados en zonas muy pobladas del norte de Camerún y en los estados nigerianos de Borno y Adamawa, según AI.

“Boko Haram está perpetrando de nuevo crímenes de guerra a enorme escala, como lo ilustra la depravación que supone obligar a niñas a llevar explosivos con la única intención de matar a tanta gente como sea posible”, dijo Alioune Tine, director regional de AI para África Occidental y Central.

Tine urgió a los gobiernos de Nigeria, Camerún y otros países a actuar y tomar medidas rápidas para proteger a millones de civiles en la región del lago de Chad de la campaña de terror de Boko Haram.

El ataque más reciente de Boko Haram tuvo lugar el pasado 25 de julio, cuando el grupo extremista mató a tiros a 40 personas y secuestró a otras tres durante una emboscada tendida a un equipo de prospección petrolera en la región de Magumeri, en el estado nigeriano de Borno.

En Camerún, Boko Haram ha matado a unos 158 civiles desde abril pasado, cuatro veces más que en los cinco meses previos, debido al aumento del número de atentados suicidas, indicó AI en un comunicado difundido en su página web.

El más sangriento se produjo en la localidad de Waza el pasado 12 de julio, cuando una niña fue obligada a portar y detonar un artefacto explosivo en un centro de videojuegos, matando a 16 civiles e hiriendo a otros 34.

La violencia ha desplazado a cerca de 2.3 millones de personas en la región, 1.6 millones en Nigeria, 303 mil en Camerún y 374 mil en Chad y Níger, además siete millones sufren de una grave escasez de alimentos.

Ante este panorama, el director regional de AI para África Occidental y Central consideró que los gobiernos de toda la región del lago Chad deben redoblar sus esfuerzos para proteger a los cientos de miles de civiles que corren grave peligro de ser víctimas de la violencia, los secuestros y los abusos de Boko Haram.

Además, la comunidad internacional debe aumentar rápidamente su compromiso de proporcionar una ayuda humanitaria vital para los millones de personas de la región que la necesitan.