Tristes y consternadas madres de soñadores tras eliminación del DACA

Las palabras del procurador de Justicia de Estados Unidos, Jeff Sessions, confirmando que el programa conocido como DACA estaba siendo invalidado por la administración del presidente Donald Trump...

Las palabras del procurador de Justicia de Estados Unidos, Jeff Sessions, confirmando que el programa conocido como DACA estaba siendo invalidado por la administración del presidente Donald Trump, provocaron aquí llanto y consternación de madres que temen ahora por el futuro de sus hijos.

“Fue como que me informaran de la muerte de un familiar”, dijo llorando Emilia Coronado, una inmigrante originaria del estado mexicano de Guanajuato, cuya hija, Estela Velázquez, de 19 años, es una de las casi 800 mil jóvenes beneficiados por el Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA).

Estela llegó a este país cuando tenía cuatro años, apenas ingresó a la Universidad de Texas en Dallas (UTD) a la carrera de Ingeniería, gracias a los beneficios de DACA, que le han permitido permanecer en este país sin temor a la deportación, obtener permisos de trabajo y gestionar otros documentos como la licencia de conducir.

“Ahora no se que va a pasar con ella”, dijo Emilia sin poder contener las lágrimas. “No se como lo vaya a tomar (...) no se", indicó, mientras trataba de comunicarse con su hija para comentar el anuncio.

“Habíamos hablado de esto, pero creíamos que iban a dejar a los que ya están y no aceptar a más, no que iban a quitarles el permiso a los que ya lo tienen”, comentó.

Patricia E., cuyo hijo Ernesto -de 22 años- es un “dreamer” recién egresado de la carrera de Administración de Empresas y acaba de ingresar a laborar con un buen salario a una prestigiosa empresa en Dallas, dijo estar preocupada por la reacción que puedan tener los miles de jóvenes afectados por el anuncio de este martes.

“Estoy preocupada por el descontrol emocional, el descontrol financiero que ésto va a causar, el descalabro financiero que les va a causar, muchos de ellos tienen créditos, han comprado sus casas y sus carros”, dijo.

Patricia llegó a este país procedente del estado mexicano de Nuevo León, cuando Ernesto tenía apenas 10 meses y su hijo supo que era indocumentado hasta que terminó la High School.

El joven se acogió al programa DACA y sin ninguna ayuda del gobierno pudo con su trabajo financiar sus estudios, sacar adelante su carrera. Hace dos semanas, Ernesto comenzó a desempeñar su primer trabajo profesional, tras graduarse de la Universidad de Texas en San Antonio.

“Que país tan tonto es este, que educa a miles de jóvenes para luego expulsarlos, dejarlos ir”, indicó Patricia. “Esta es una decisión que no tiene ninguna razón ni lógica y que se toma sustentada solo en el odio y en la envidia”, aseguró visiblemente afligida.

Dijo que ella y su hijo habían contemplado una situación como la de este martes, con un “Plan B” en el que figura el posible regreso de Ernesto a México.

“Yo no voy a permitir que se quede aquí sujeto a la detención y al maltrato”, indicó. El joven regresaría a su país como un profesionista, cien por ciento bilingüe, “y se que podría hacerla bien aquí y en China”, afirmó.

La inmigrante mexicana María González, madre de dos hijos “dreamers” o soñadores como se les conoce a los jóvenes que han sido beneficiados por DACA, siguió el anuncio de Sessions en las oficinas de la organización “Familias de Inmigrantes y Estudiantes en la Lucha” (FIEL) en Houston, que transmitió el evento a través de las redes sociales.

Molesta y con el rostro cubierto por el llanto, González rogó a Trump tomar en cuenta “el dolor que ha causado”. “Mis hijos tenían muchos sueños”, dijo llorando.

Sin embargo, indicó que con DACA o sin DACA, “vamos a continuar luchando” por su futuro y porque sus sueños se concreten a pesar de los obstáculos.