Industria automotriz inglesa, amenazada por salida de Reino Unido de UE

La amenaza más grande para la industria automotriz británica es la salida del Reino Unido de la Unión Europea (o Brexit), advirtió la Asociación de Fabricantes y Comerciantes de Autos británica (SMMT...

La amenaza más grande para la industria automotriz británica es la salida del Reino Unido de la Unión Europea (o Brexit), advirtió la Asociación de Fabricantes y Comerciantes de Autos británica (SMMT, por sus siglas en inglés).

El futuro es incierto para esta industria, cuyo mercado de exportación más importante es precisamente la Unión Europea (UE) con 70 por ciento de la producción enviada a sus 27 socios comerciales.

La contribución a la economía es de más de 77 mil millones de libras al año (equivalentes a 100 mil millones de dólares) lo cual representa el 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

En 2016 la producción alcanzó un nivel récord con un millón 720 mil autos producidos (la cifra más alta desde 1999) mientras que las exportaciones aumentaron 10 por ciento con ventas por más de un millón 350 mil vehículos.

Sin embargo, este año las manufacturas cayeron durante tres meses consecutivos (abril, mayo y junio) y tan solo en el mes de junio se desplomaron 13 por ciento, para recuperarse de nuevo en julio y agosto.

El CEO de la SMMT, Mike Hawes, advirtió que el gran reto con el Brexit es seguir manteniendo la competitividad de la industria automotriz al tiempo que Reino Unido abandona la unión aduanera y el mercado común europeo.

“Hemos hecho un gran progreso pero la amenaza más grande a ese progreso es Brexit”, aseguró Hawes en la más reciente conferencia anual de la SMMT.

El experto se pronunció, durante una reunión con la Asociación de Prensa Extranjera, en favor de mantener los mismos beneficios arancelarios en la nueva relación con la Unión Europea.

“Si no lo hacemos estaremos sujetos a las tarifas de la OMC que actualmente son de 10 por ciento y será muy dañino para las cadenas de valor”, afirmó.

El mercado más grande para Reino Unido es la Unión Europea que representa el 54.6 por ciento del mercado de exportaciones seguido de Estados Unidos (16 por ciento), China (7 por ciento), Australia (2.8) y Turquía (2.3 por ciento).

La industria británica es la décimo tercera del mundo, emplea a 814 mil personas y exporta 80 por ciento de los autos que produce a todo el mundo, equivalentes a un millón 354 mil vehículos en 2016.

Reino Unido exporta a más de 160 países del mundo y tan solo en el primer semestre vendió más de 680 mil autos.

La SMMT está preocupada por el futuro del Reino Unido fuera de la Unión Europea y sugiere un periodo transitorio para blindar a la industria automotriz británica que es una importante fuente de empleos y recursos para la economía.

La industria reconoce que la salida de la UE pueda ofrecer oportunidades para firmar tratados de libre comercio con otros países del mundo porque mucha de su producción premium como Jaguar, Land Rover y Aston Martin se comercializan en todo el mundo.

En el primer semestre, la demanda de autos producidos en el Reino Unido se incrementó, especialmente en Estados Unidos donde creció 37 por ciento debido al lanzamiento de nuevos modelos.

Lo mismo sucedió en Canadá y Australia, mientras que China mantuvo su posición como el tercer mercado más grande con 7 por ciento del total de exportaciones.

Sin embargo, el mercado comercial británico está fuertemente ligado al de los veintisiete países del bloque europeo, con 70 por ciento de la producción de autos británicos vendidos a sus socios europeos.

Asimismo, la UE vende al Reino Unido 56 por ciento de su producción, en particular vehículos de procedencia alemana.

Se estima que Alemania vende en Gran Bretaña el 18 por ciento de su producción, por lo que el Brexit y una eventual alza en los aranceles golpearía también a la industria automotriz europea, consideran expertos.

Sin embargo, los entusiastas del Brexit aseguran que una vez que Reino Unido abandone por completo el bloque de naciones, los británicos podrán consumir productos hechos en Gran Bretaña.

El diputado del gobernante Partido Conservador, John Redwood, argumenta que “no tienes que comprar autos franceses o alemanes” y “una visita a viñedos ingleses me enseñó que Inglaterra hace buenos vinos blancos también”.