Corte europea considera ilegal vigilar correos de empleados

Las empresas europeas carecen de autorización para vigilar los correos electrónicos personales enviados por un empleado desde una computadora de trabajo, de acuerdo con una sentencia publicada hoy...

Las empresas europeas carecen de autorización para vigilar los correos electrónicos personales enviados por un empleado desde una computadora de trabajo, de acuerdo con una sentencia publicada hoy por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

El dictamen dio razón al ingeniero rumano Bogdan Barbulescu en una queja que presentó en 2007 y que fue rechazada anteriormente por todas las instancias judiciales en su país, así como en primera instancia en el mismo TEDH.

Responsable de ventas en una compañía con base en Bucarest, el demandante afirma que abrió una cuenta de Yahoo Messenger para satisfacer las peticiones de los clientes.

Fue despedido meses más tarde, 15 días después de que su jefe le informara de que sus comunicaciones habían sido controladas y que la empresa había constatado mensajes intercambiados con familiares.

Barbulescu impugnó su despido argumentando que su empleador había violado su derecho a la privacidad al acceder a mensajes privados.

No obstante, los tribunales rumanos validaron la decisión de la compañía, considerando que los empleadores tenían derecho a establecer normas para el uso de Internet y que el empleado había sido avisado de dichas normas.

Agotadas todas las instancias judiciales en su país, Barbulescu llevó el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que también rechazó su demanda en enero de 2016.

Pero la sentencia de este día revirtió esa decisión y señaló que el respeto de la vida privada y familiar, al domicilio y a la correspondencia está protegido por el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

La máxima instancia de la corte consideró que las instrucciones de un empleador ‘no pueden anular el ejercicio de la privacidad social en el lugar de trabajo’.

Asimismo, criticó a la justicia rumana por no investigar si el empleador tenía métodos menos intrusivos para lograr que su empleado respetara las reglas de la empresa.

El dictámen de este día establece jurisprudencia entre los 47 países que hacen parte del Consejo de Europa, máximo organismo de defensa de los derechos humanos en el continente europeo.