Rectifican: No se anulan comicios en Tixtla a pesar del boicot de los normalistas

  • El instituto electoral de Guerrero dijo previamente que suspendía las eleciones.
  • El INE aseguró que no corresponde a éste órgano electoral declarar la nulidad.
  • Muchos ciudadanos se quejaron de que no había presencia policial para evitar la destrucción de las urnas.

Las elecciones en el municipio mexicano de Tixtla continuaron a pesar de las acciones de boicot por parte de padres y compañeros de los 43 normalistas desaparecidos.

El consejero del INE, Arturo Sánchez, desmintió la información dada por el Instituto Electoral de  Guerrero. y dijo que operan con normalidad las casillas instaladas en el municipio de Tixtla, Guerrero, salvo en 17 en donde está suspendida la votación.

Previamente la autoridad electoral del sureño Estado de Guerrero relató que el material electoral de 14 de las 54 mesas de votación instaladas en Tixtla fue destruido por aquellos que se movilizaron para impedir la realización de los comicios.

En entrevista, el consejero del Instituto Nacional Electoral (INE) aclaró que “en su conjunto las casillas en el municipio de Tixtla están operando bien, salvo en 17 en donde está suspendida la votación, pero en el distrito hay como 400 y tantas casillas”, apuntó.

En tanto, la presidenta del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de Guerrero, Marisela Reyes, dijo que hasta que concluya la jornada cívica de este domingo el Tribunal Electoral determinará si procede o no la nulidad de la elección en esa localidad.

No corresponde a este órgano electoral declarar la nulidad. Será en otro momento procesal cuando se declare la validez”, subrayó.

Boicot de compañeros de normalistas

Padres y compañeros de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, que tiene sus instalaciones en Tixtla, se reunieron a primera hora del domingo para visitar cada una de las casillasy pedir a los funcionarios electorales que les entregaran las urnas.

Muchos ciudadanos se quejaron de que no había ni la menor presencia policial

En la mayoría de los casos los presidentes de casilla les entregaron las urnas sin ofrecer resistencia, tal como les había instruido el Instituto Nacional Electoral (INE) en caso de conflicto, y los estudiantes las recogieron para quemar todo el material en una hoguera.

Pero hubo algunos forcejeos entre funcionarios electorales y ciudadanos que defendían algunas de las casillas, y estudiantes que llegaban armados con palos.

Muchos ciudadanos se quejaron de que no había ni la menor presencia policial que evitara la destrucción de las urnas, donde los ciudadanos debían depositar su voto para elegir gobernador, alcalde, diputados locales y federales.

Un total de 83,5 millones de mexicanos están llamados a elegir 2.016 cargos, incluyendo a los 500 diputados del Congreso federal y los gobernadores de nueve estados.