"La Caravana del Rock" inunda durante cinco horas de ritmo y recuerdos el Auditorio Nacional

Como ya es tradición "La Caravana del Rock and Roll" arribó al Auditorio Nacional con su abanico de exponentes del género rocanrolero que han regalado la magia que ha perdurado en el gusto del...

Como ya es tradición "La Caravana del Rock and Roll" arribó al Auditorio Nacional con su abanico de exponentes del género rocanrolero que han regalado la magia que ha perdurado en el gusto del público por más de cinco décadas.

Angélica María, Enrique Guzmán, César Costa, Palito Ortega y Roberto Jordán inundaron durante cinco horas de ritmo y recuerdos el coloso de Reforma.

El primero de los tres recitales que se realizarán en el Auditorio Nacional se caracterizó por el ritmo que cada exponente impregnó en una noche única que reunió a más de 10 mil almas, donde también se escucharon los éxitos de Los Hitter's, Rockin Devil's, Los Locos del Ritmo y Los Teen Tops.

Temas inolvidables de la época del rock sonaron la noche del viernes. Angélica María deleitó con "Vivaracho", "Paso a pasito", "Johnny el enojón", "El día", "Por un peso", "Dile adiós", "Por un beso pequeñísimo", "Edi Edi", "Ana del aire" y "Yo que no vivo sin ti".

Acompañada de los coros de Beto Castillo, Angélica María incluyó en su repertorio "A dónde va nuestro amor", con la que concluyó su actuación y que puso de pie al público para reconocer su canto y entrega.

"Mi corazón canta" fue la primera canción que se escuchó en la voz de Enrique Guzmán, quien fue recibido con sonoros aplausos, con los cuales se confirma la popularidad de que goza el también actor que en el próximo octubre celebrará 60 años de trayectoria en el Auditorio Nacional.

"Más", "Yo te seguiré", "Con y por amor", "Agujetas de color de rosa", "Secretamente", "Tu cabeza en mi hombro", "Gotas de lluvia", "Pensaba en ti", "Lucila", "Popotitos", "La Plaga", "Hey Lupe", "Lo sé" y "Acompáñame".

Un momento especial fue el que se vivió en el escenario cuando Angélica María, Palito Ortega y Enrique Guzmán cantaron juntos "Dame felicidad", al término, el público los despidió con aplausos y de pie.

El actor, cantante y conductor César Costa deleitó con temas emblemáticos como "Dile que la quiero", "Besos por teléfono", "Mi pueblo" y "Tierno".

La noche de baile comenzó con Los Hitter's, que pusieron el buen humor con "Un hombre respetable" que el público no dudó en corear y luego inicio el baile con "Hanky Panky", para continuar con "Ahora estoy solo", así como un popurrí de temas como "Satisfacción", "Negro es negro" y "Amarrado".

Roberto Jordán, con su jovialidad, pidió al público "Ven a darme amor" y el deseo se hizo realidad porque fue una actuación memorable para el cantante oriundo de Sinaloa.

Jordán prosiguió con "Rosa marchita", "No se ha dado cuenta", autoría de Juan Gabriel, sin faltar su "Amor de estudiante" y, para despedirse, "Dame una señal".

Con el "Bule bule" de los Rockin Devil's aparecieron las jaulas en el escenario que remontó a los presentes al programa "Discotheque A Go Go".

Para entonces todo el Auditorio estaba contagiado del ritmo y en las butacas los asistentes hacían movimientos como si estuvieran presos de la emoción que les provocaba "Gloria".

"Esos fueron los días", "Hey Lupe", "La chica Ye Ye " y "Perro lanudo" fueron los temas con los que Rockin Devil's se despidieron con el aplauso del público que reconoció el esfuerzo de la vocalista del grupo, que aunque estaba afectada de la garganta, siempre mantuvo el entusiasmo por pisar uno de los escenarios más importantes de América Latina.

Un recibimiento cálido fue el que se le brindó a Palito Ortega, quien regresó a cantar a México luego de más de 30 años sin hacerlo.

"Qué alegría volver a cantar en este bello país", dijo el argentino quien comenzó su actuación con temas como "Un muchacho como yo", "Bienvenido amor", "Viva la vida", "Corazón contento" y "La felicidad".

Siguió con "Despeinada", con la que, dijo, visitó por primera vez México en los años 60, y con la que se presentó en el programa de "El Samurai Continental", Pedro Vargas.

Con esta canción le rindió "un humilde homenaje" a Juan Gabriel con quien a través de un video cantaron a dueto unas estrofas.

La primera canción melódica que Palito grabó en México fue "Vestida de novia", con arreglos del fallecido Jesús "Chucho" Ferrer, la cual no podía dejar de cantar.

Otro tema con el que Palito hizo vibrar al público fue "Prometimos no llorar".

Ortega rindió un segundo homenaje y fue a la "Española más Mexicana", Rocío Dúrcal, con quien filmó "Amor en el aire", y de dicha cinta surgió la canción del mismo nombre; el también actor recordó que filmó una película al lado de Libertad Lamarque.

Cerró su actuación con "Yo tengo fe", con la que puso de pie al público que efusivamente coreó la parte alegre de la canción agitando sus pañuelos en señal de buenos augurios para "México lindo y querido".

El Auditorio Nacional fue sorprendido en el momento en que explotó "Pólvora", éxito de Los Locos del Ritmo, quienes en su bloque continuaron con "Aviéntense todos", "Yo no soy un rebelde", "La mantequilla" y "Chica alborotada".

Los Teen Tops iniciaron su bloque musical con "Buen rock esta noche", "Confidente de secundaria", "El rock de la cárcel", y para la canción "Quiero ser libre", el recinto de Reforma se iluminó ya que el público, además de cantarla, alumbraron con sus teléfonos celulares.

Los Teen Tops continuaron con "Anoche no dormí", "Presumida", "Popotitos" y "La plaga".

"La Caravana del Rock and Roll" ofrecerá dos conciertos más este sábado 26 y domingo 27 de agosto en el Auditorio Nacional, para después emprender el viaje a diversas ciudades de la República Mexicana.