Las mujeres que duermen bien tienen más apetito sexual y disfrutan más del sexo

  • Según un estudio de la Universidad de Michigan.
  • Las mujeres que tienen un sueño más placentero tienen un mayor apetito sexual.
  • Quienes aumentaron en una hora su sueño, elevaron también su libido en un 14%.
Imagen de archivo de una mujer durmiendo.
Imagen de archivo de una mujer durmiendo.
ARCHIVO

Un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan concluye que aquellas mujeres que tienen un sueño más placentero no sólo tienen después un mayor apetito sexual sino que disfrutan más.

El mensaje no es que dormir más es mejor: hay que dormir lo que mente y cuerpo necesitenLos investigadores, liderados por David Kalmbach, encuestaron, todas las mañanas durante dos semanas, a 171 mujeres –que no habían consumido antidepresivos, ya que retraen el deseo sexual– acerca de su salud sexual y hábitos de sueño. La investigación, que publica The Journal Sexual of Medicine, afirma que aquellas mujeres que aumentaron en una hora su sueño, incrementaron también su libido en un 14%.

El estudio vio también que las mujeres que durmieron más tuvieron también mayor excitación genital. "La influencia del sueño en la conducta sexual y en la excitación ha recibido poca atención, pero estos hallazgos indican que no dormir lo suficiente puede disminuir el deseo en las mujeres", asegura David Kalmbach.

Pero el doctor aclara: “El mensaje no debería ser que dormir más es mejor, sino que es importante permitirnos dormir lo que nuestra mente y cuerpo necesiten". En suma, descansar lo suficiente es importante para temer deseo sexual y una respuesta genital saludable.

La importancia de dormir y dormir bien

El sueño, tan importante como comer y beber, es fundamental para la salud del ser humano. Que nuestro organismo descanse 8 horas cada día es fundamental, pero muchos apenas llegan a las 7 horas. En todo caso, las necesidades de sueño varían de persona a persona y también en función de la edad.

Según expertos de la Escuela de Medicina de Harvard, casi un cuarto de las personas que duermen menos de seis horas por noche tienen algún tipo de enfermedad cardiovascular. Dormir menos de cinco horas –que ya son pocas– expone a un riesgo de muerte prematura.