Proponen asignar presupuesto en 2018 para Río Sonora

El Congreso local propuso asignar una partida especial del Presupuesto Estatal 2018 para la reactivación económica de la región Río Sonora, que el 6 de agosto de 2014 tuvo afectaciones por un derrame...

El Congreso local propuso asignar una partida especial del Presupuesto Estatal 2018 para la reactivación económica de la región Río Sonora, que el 6 de agosto de 2014 tuvo afectaciones por un derrame de la mina en Cananea.

En un comunicado, la Legislatura indicó que un exhorto fue enviado a la titular del Ejecutivo y a la Secretaría de Hacienda, y tiene como objetivo contar con los recursos económicos asignados el próximo año.

“Para elaborar y presentar proyectos hidroagrícolas, ganaderos, de salud y de servicios, que ayuden a reactivar la zona afectada por la contaminación de los ríos Sonora y Bacanuchi a causa del derrame tóxico de la mina Buenavista del Cobre hace tres años”, dijo.

También se exhortó a los delegados federales que atienden estos sectores, para que de manera coordinada presenten dos proyectos estratégicos de carácter prioritario para la Zona Económica Especial del Río Sonora, durante el ejercicio fiscal 2017.

"Como legisladores no podemos permanecer indiferentes ante la actual situación que provoca zozobra, inquietud y temor en la región del Río Bacanuchi y Río Sonora", señaló Rafael Buelna Clark, presidente de la Comisión Especial Río Sonora.

Esta solicitud es para que la Ley Río Sonora empiece a generar bienestar a estas familias con la asignación de presupuesto, primero para proyecto ejecutivo, y después poder buscar etiquetar recursos en el Presupuesto de Egresos 2018, explicó el legislador.

Destacó que este esfuerzo es adicional a la responsabilidad que tiene el Fideicomiso Río Sonora con la región, en lo que se refiere a las plantas potabilizadoras y la Unidad de Vigilancia Epidemiológica y Ambiental de Sonora (Uveas).

Este 6 de agosto se cumplen tres años de que más de 40 mil metros cúbicos de químicos de cobre se derramaron en el arroyo “Tinajas”, lo que impactó los cauces y márgenes de los ríos Sonora y Bacanuchi.

Dicha contingencia afectó a Arizpe, Banámichi, Huépac, Aconchi, San Felipe, Baviácora, Ures, además de la pérdida de cosechas, ganado, el cierre de más de 300 pozos que dejaron sin agua a más de 22 mil personas, así como la afectación a la salud de pobladores.