Adrián Oropeza pide apoyar el jazz mexicano y sus exponentes

Convencido de que en México existe un movimiento de jazz interesante y cuya calidad y propuestas de exponentes nacionales están para presentarse en cualquier festival del género, Adrián Oropeza llamó...

Convencido de que en México existe un movimiento de jazz interesante y cuya calidad y propuestas de exponentes nacionales están para presentarse en cualquier festival del género, Adrián Oropeza llamó a apoyar el jazz mexicano con una mayor difusión.

Entrevistado a propósito de su participación en los festivales “Jazz in de Gracht” y “Delft Jazz Festival”, ambos en Holanda en este mes, el baterista y jazzista consideró que al gremio mexicano le hace falta, no talento, ni músicos, sino mayor difusión y recursos para llevar sus propuestas a cualquier parte de México y el mundo.

“Al músico le falta difusión, encontrar esos medios para poder abrirse, a veces nos enfrentamos a que tenemos que diversificarnos para vivir, pagar rentas, hipotecas y esos nos consume mucho tiempo.

“Falta encontrar la manera de tener patrocinadores y apoyo del Estado, además de que el músico se debe de adentrar más en la cuestión no solo musical, sino involucrarse en la labor de gestionar, de hacer esa difusión, porque no todos estamos dispuestos hacerlo, por ello la pérdida de talentos porque no tenemos la difusión adecuada, pero tampoco el músico está preocupado por hacer algo al respecto”, dijo a Notimex.

Oropeza, quien se ha presentado en festivales como el "Java Jazz Festival" de Yakarta, Indonesia, y ha logrado reconocimiento en Singapur, acompañado por su trío, dejó en claro que tanto al músico mexicano como a su propuesta en el extranjero, se le aplaude y reconoce.

“La música mexicana se conoce más por la cuestión folclórica, el mariachi y todas las corrientes folclóricas y en el jazz, tenemos a Antonio Sánchez, baterista que viaja por todo el mundo; pero en lo personal, estoy abriendo puertas poco a poco.

“En mi caso siempre ha pasado eso, pues mi propuesta es una combinación de composiciones originales con una mezcla de la música mexicana y eso le da una identidad como proyecto mexicanista, que no todos los días se aborda pero que gusta mucho y que he abordado en mis discos, dándole un toque diferente y distinto. El problema siempre más que la calidad, es cruzar el charco”, expuso.

Invitado por el periodista y programador Serge Julien, Adrián Oropeza llevará a los Países Bajos su más reciente propuesta titulada “Amaneceres”, en la que se refleja el espíritu creativo y la personalidad musical del propio jazzista, integrada por nueve temas, siete de ellos originales y dos arreglos para música mexicana.

Contento y visiblemente emocionado, el baterista inspirado por la tradición musical de su familia desde su infancia, tendrá presencia del 17 al 19 de agosto en el “Jazz in de Gracht”, que se celebrará en los conocidos canales de agua de La Haya; y del 25 al 27 de mismo mes en el “Delft Jazz Festival”, donde estará acompañado por el pianista holandés Edgar van Asselt y el contrabajista de Curazao Pierre Dunker.

De acuerdo con Oropeza, en el "Jazz in de Gracht", el festejo se realizará en los canales de La Haya, donde los grupos estarán situados en pequeñas embarcaciones alrededor de restaurantes y plazas.

Previo a su participación en Holanda, Adrián Oropeza tendrá un concierto el 13 de agosto en el Anfiteatro Simón Bolívar del Antiguo Colegio de San Ildefonso, dentro del ciclo “Jazz, Tangos y Ritmos latinoamericanos” donde estará acompañado al piano por Alex Mercado y en el contrabajo por Aarón Cruz.

Egresado de la Escuela Superior de Música (INBA), Oropeza incursionó en la música de la mano de importantes bateristas como Álvaro López, Hernán Hecht y Antonio Sánchez, así como con Joe Porcaro y Ralph Humpries en Los Angeles Music Academy (LAMA), quienes le aportaron el estilo y la técnica en ese instrumento, no solo en el jazz, sino en otros géneros musicales.

En 2006 fundó su propia propuesta, en formato de trío, con la idea de mostrar que la música mexicana tiene grandes posibilidades de fusionarse, en especial con el jazz.