Gobierno capitalino apoya producción de rana toro para consumo humano

La Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) local apoya producción de ranas toro en zonas rurales de la Ciudad de México.Abundó que las ranas toro se crían en los...

La Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) local apoya producción de ranas toro en zonas rurales de la Ciudad de México.

Abundó que las ranas toro se crían en los Dínamos en la delegación Magdalena Contreras, lugar en el que también se producen truchas y hortalizas de invernadero de forma eco sustentable.

La directora general de Desarrollo Rural de la Sederec, Adriana Contreras, explicó que las ranas son vendidas a restaurantes gourmet de la Ciudad de México.

La funcionaria expresó que la dependencia apoya proyectos productivos que tengan como resultado alimentos orgánicos en beneficio de los consumidores que habitan en la Ciudad de México.

Mencionó que con recursos de la Sederec se apoyó el proyecto de Ubaldo Mendoza y Ángel Mendoza Juárez, quienes se dedican a la producción de lombricomposta, hortalizas, trucha y ranas toro, llamadas así porque en temporada de celo no croan sino “mugen”.

Explicó que las ranas toro son alimentadas con croqueta para trucha, toda vez que no existe un alimento específico para ellas.

Por otro lado, describió que la acuaponia inversa permite a los productores utilizar los desechos de los peces para nutrir las hortalizas, y en este caso serán los nutrientes de la tierra donde se siembran éstas los que estarán en el agua del criadero de las ranas.

Indicó que este año, Ángel Mendoza presentó su proyecto en la Sederec para instalar un invernadero de cultivo de hortalizas y cerrar el ciclo de producción.

En tanto, Ángel Mendoza detalló que con el sistema de acuaponia, el agua de las truchas servirá para el riego de sus verduras, y esta misma agua ya purificada la utilizará directamente en el criadero de las ranas, con lo cual ahorrará hasta 70 por ciento en el consumo del líquido.

Dijo que las ranas toro tardan dos años en alcanzar la talla comercial, aproximadamente medio kilo, y su producción es semejante a la del cerdo, pues prácticamente no se tiene desperdicio.

Destacó que con el clima frío es mayor el desafío para criar estos anfibios, porque su crecimiento se retrasa, en cambio si se cuenta con calentadores y climatizadores se reduce el tiempo de dos años a 14 meses para que alcancen el punto de comercialización.

Las ranas se pueden preparar a la tártara, al ajillo, a la diabla, en paella, ceviche, al pibil o en salsa de cacahuate, entre otras.

Expresó que la rana se come desde tiempos prehispánicos en el país, y contiene aceites Omega 3 y 4 y no tiene colesterol. Las vísceras se utilizan para preparar consomé, por lo que no se reduce únicamente a comer las ancas.

Comentó que la crianza de las ranas toro la inició hace tres años y la comercialización de estos animales llega a restaurantes de las colonias Narvarte y Roma de la Ciudad de México.