> "Me sentí muy extraña": Alondra Luna sobre la experiencia en EU con la mujer que la reclamaba

"Me sentí muy extraña": Alondra Luna sobre la experiencia en EU con la mujer que la reclamaba

  • "Estados Unidos está muy bonito, pero no 'le llega' a mis papás", dijo la adolescente.
  • Dorotea García aseguraba ser su madre biológica, pero una prueba de ADN demostró que estaba en un error.
  • Permaneció en Houston hasta este miércoles, cuando regresó con su familia a Guanajuato.
<p>La menor sustraída por la Interpol, en una imagen publicada en redes sociales.</p>
La menor sustraída por la Interpol, en una imagen publicada en redes sociales.
TWITTER

Alondra Luna Núñez, la adolescente que fue llevada a Estados Unidos, tras el reclamo de una mujer que aseguraba ser su madre biológica, narró la experiencia que vivió en el vecino país, del cual regresó este miércoles al confirmarse que no existe parentesco con la demandante, Dorotea García.

En entrevista para Grupo Radio Fórmula, la jovencita señaló que fue llevada a la ciudad de Houston y que nunca antes había salido del país.

"Estados Unidos está muy bonito, pero no 'le llega' a mis papás", dijo Alondra. Gritaba y todo eso, no quería que me llevaran

El caso de la adolescente provocó revuelo la semana pasada en las redes sociales, al difundirse un video donde era llevada a la fuerza por agentes de la Interpol, que el pasado 16 de abril se presentaron en la secundaria donde estudia.

"Gritaba y todo eso, no quería que me llevaran. La Interpol me dijo que mi mamá me estaba buscando desde el 2007 y que estaba desesperada. Me enseñaron fotos mías y de la niña y no tengo ningún parecido con ella, pero sí me dijeron que vivía en Estados Unidos", platicó.

Durante su corta estancia en la ciudad texana, dijo que la llevaron de paseo y la trataron bien, pero extrañaba a su familia.

"Me sentí extraña porque yo ni vivía allá, me sentí muy extraña", señaló.

El lunes le fue realizada una prueba de ADN, con una muestra de su saliva, misma que este miércoles resultó negativa y permitió su inmediata repatriación.

"La señora Dorotea me despidió bien, un poco triste porque no era su hija, yo desde el principio le dije que no era su hija, que yo quería que me hiciera las pruebas en Michoacán (donde un juez autorizó que fuera llevada a Estados Unidos), pero no quiso", agregó.

Aseguró que no le guarda rencor a la mujer, aunque la experiencia fue dolorosa para ambas y pudo haberse evitado.

Le dan la bienvenida

Tras su regreso a Guanajuato, en el centro de México, el miércoles a mediodía, su familia se reunió para una barbacoa nocturna en la casa de su tía. Unas dos docenas de familiares celebraron el regreso de la joven con globos, serpentinas y apetitosos filetes y chorizos.

"Bienvenida a tu verdadero hogar, Alondra", decía un cartel hecho a mano.No dormía, no comía, decía, ¿cómo estaría mi hija, qué estaba haciendo?

Vistiendo jeans, una camiseta gris y un collar plateado con una imagen de la Virgen de Guadalupe, la joven rio y abrazó a sus hermanos, primos y tías. Tras la puesta de sol en el vecindario de clase obrera en el que residen, los familiares y amigos encendieron velas y rezaron el rosario en una vereda. Alondra lloró al fundirse en un abrazo con un vecino mayor que duró minutos.

García viajó a México este año y dijo haber encontrado a su hija en Guanajuato, haciendo que las autoridades estadounidenses pidieran la ayuda de Interpol para recuperarla. La mujer no detalló cómo en sus breves declaraciones a AP.

Muchas cosas siguen sin estar claras, incluyendo quién llamó a Interpol desde Estados Unidos.

Los padres de Alondra y García presentaron documentos y testificaron, y después la juez falló a favor de García. Una funcionaria del Poder Judicial de Michoacán, no autorizada a ser identificada por políticas internas, aseguró a la AP que la jueza mexicana decidió autorizar el envío de la menor a Estados Unidos porque las personas que dijeron ser sus padres no presentaron una prueba documental que los acreditara como tales.

Rabia e impotencia

García se llevó a la menor por autobús hasta Nuevo Laredo, México, donde cruzaron hacia Laredo, Texas, con el acta de nacimiento estadounidense de su hija perdida y un documento con la resolución de la jueza, según la cancillería mexicana.

"Coraje, rabia, impotencia de que me arrancaron de mis brazos a mi hija, tristeza", dijo Susana Núñez, la madre de Alondra, sobre lo que sintió al verse separada de la joven. "No dormía, no comía, decía, ¿cómo estaría mi hija, qué estaba haciendo?".

Gustavo Luna, dijo que hubo momentos en los que temió que no volvieran a verla nunca.

"Me pasaban muchas cosas por la cabeza", recordó. "En esos momentos pasan las peores".