Hospital General atendió casi 800 casos de verrugas cutáneas en 2016

En el Hospital General de México “Eduardo Liceaga” se brindaron 776 consultas por verrugas cutáneas durante 2016, de las cuales 429 fueron casos de mujeres y 347 de hombres, informó la jefa de...

En el Hospital General de México “Eduardo Liceaga” se brindaron 776 consultas por verrugas cutáneas durante 2016, de las cuales 429 fueron casos de mujeres y 347 de hombres, informó la jefa de Servicio de Dermatología del nosocomio, Ivonne Arellano.

Expuso además que en el mismo Hospital General de México en dicho periodo se atendieron 292 casos de verrugas genitales y anogenitales, de los cuales 56 fueron mujeres y 236 hombres.

La especialista advirtió que 98 por ciento de los casos de contagio es por contacto, por lo que se debe evitar tocar las verrugas, al tiempo que las describió como lesiones de la piel que aparecen en distintos lugares del cuerpo y que se deben revisar y tratar, sobre todo cuando son dolorosas o aparecen en zonas sensibles.

Detalló que las verrugas son neo formaciones ocasionadas por infección con ciertos tipos de Virus del Papiloma Humano, a lo que agregó que de los cuatro tipos de verrugas que existen tres son cutáneos.

Arellano expuso que las verrugas plantares se conocen como “ojo de pescado”, que se encuentran en las plantas de los pies y debajo de los dedos; mientras que las verrugas planas aparecen en el rostro; las vulgares son los mezquinos que salen en las manos, y las genitales que son distintas a las cutáneas.

La crioterapia es el procedimiento más común para eliminar las verrugas, que consiste en aplicar un spray a base de gas de nitrógeno líquido, a una temperatura de 240 grados bajo cero, con lo que la neo formación se inflama y desaparece de la piel.

Por otra parte, explicó, están las verrugas genitales y anogenitales, que son enfermedades de transmisión sexual cuyo diagnóstico y tratamiento es distinto porque la revisión es de la pareja, con antibióticos y otros tratamientos según la severidad del caso.

Al respecto abundó que hay dos tipos, externas e internas, y estas últimas afectan más a las mujeres, en la zona del ano y en el área genital, cuyo tratamiento es con inmunomoduladores combinados con criocirugía o electrocirugía.