Clausuran obra en Quintana Roo por afectación a hábitat de fauna silvestre

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró de manera total temporal las obras de construcción en un predio ubicado en el camino costero del ejido Aarón Merino Fernández, en...

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró de manera total temporal las obras de construcción en un predio ubicado en el camino costero del ejido Aarón Merino Fernández, en el municipio de Bacalar, por el desplazamiento de especies de fauna silvestre.

En un comunicado, la dependencia detalló que el inspeccionado carecía además de la autorización en materia de impacto ambiental que expide la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Explicó que en visita de inspección, personal de la Profepa en la entidad constató que los trabajos de excavación y construcción que se realizaban eliminaron vegetación herbácea, lo que originó desplazamiento de especies de fauna silvestre por la afectación a su hábitat, además de impedir con ello la recolonización del suelo.

La medida de seguridad impuesta obedeció a que se efectuó una segunda visita al predio, por lo que se llevó a cabo la inspección que permitió verificar obras adicionales en la propiedad.

Por ello, los inspectores federales de la Profepa observaron que se realizaba la construcción de una estructura de madera para palapa, en una superficie estimada de 38 metros cuadrados (10 metros de longitud y 3.80 metros de ancho).

Asimismo, al momento de la visita, el inspeccionado no presentó la autorización correspondiente en materia de impacto ambiental emitida por la Semarnat para las obras y actividades de construcción, por lo que se determinó imponer la clausura total temporal de las actividades realizadas en el predio.

De conformidad con el artículo 28, fracción IX y X de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) y 5° incisos Q y R, las obras y actividades que afecten en ecosistemas costeros, así como en lagunas conectadas con el mar y en sus zonas federales requieren previamente contar con la autorización de la Semarnat.