El FMI proyecta un crecimiento para México de 3.0% en 2015 y de 3.3% en 2016

  • El organismo calificó como sólida la prespectiva de crecimiento del presente año en el país.
  • Proyectó este martes un crecimiento de 3.5 por ciento de la economía global.
  • En el caso de algunos de los países emergentes, la caída del precio del petróleo desacelerará el crecimiento para los países exportadores.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó este martes un crecimiento de 3.5 por ciento de la economía global en 2015 y de 3.8 en 2016, a raíz de un mejoramiento de las perspectivas de las economías avanzadas y una desaceleración de los países emergentes.

En su reporte de Perspectivas Económicas Mundiales (WEO), el FMI sostuvo que la caída en los precios del petróleo representó un impulso para las economías avanzadas, pero un lastre para el crecimiento entre los países exportadores de crudo. Las herencias de las crisis financiera y europea están pesando sobre el gasto y crecimiento de algunos países

"Las herencias de las crisis financiera y europea –bancos débiles y altos niveles de deuda pública corporativa y casera- están pesando sobre el gasto y crecimiento en algunos países", señaló el asesor Económico de la institución, Olivier Blanchard.

Las proyecciones de crecimiento internacional para 2015 y 2016 están en línea con las estimaciones del FMI de enero pasado.

En el caso de las economías avanzadas, el FMI anticipa un crecimiento de 2.4 por ciento tanto en 2015 como en 2016, que refleja aumentos en las perspectivas económicas de países como Alemania, Francia, Italia, España y Japón.

Con una proyección de 3.1 por ciento en 2015 y en 2016, Estados Unidos muestra en contraste un descenso de cinco y dos décimas de punto porcentual en relación con las estimaciones de enero.

Para las economías emergentes, la proyección se mantiene en 4.3 por ciento para 2015 y 4.7 por ciento para 2016. Sin embargo algunos países muestras caídas en las proyecciones respecto de la estimación de enero.

Perspectivas de crecimiento

Brasil tendrá un crecimiento negativo de menos 1.0 por ciento en 2015 y pasará a territorio positivo de 1.0 por ciento en 2016, lo que refleja un decremento de 1.3 y 0.5 puntos porcentuales respectivamente en relación con las estimaciones de enero pasado.

Para México, el FMI proyecta un crecimiento de 3.0 por ciento en 2015 y 3.3 por ciento en 2016, un descenso de dos décimas en cada uno de los dos años en relación con la estimación de enero.La existencia de más matizadas perspectivas de crecimiento conducen, a su vez, a menor gasto y mejor crecimiento el día de hoy

China se mantiene con una proyección de 6.8 y 6.3 por ciento en 2015 y 2016; India con 7.5 por ciento en ambos años, mientras que Rusia tendrá una caída de menos 3.8 por ciento en 2015 y menos 1.1 por ciento en 2016, que son 8 y 1 décimas menores que las estimaciones de enero.

El FMI sostuvo que en el caso de algunos de los países emergentes y en desarrollo, las caídas del precio del petróleo desacelerará el crecimiento para los países exportadores, particularmente en aquellos que como Rusia padecen problemas geopolíticos.

Para el caso de América Latina, la institución anticipó que las perspectivas continuarán debilitándose debido a los menores precios de las materias primas.

Particularmente en el caso de Brasil su panorama se verá afectado por una sequía, políticas macroeconómicas más apretadas y un débil sentimiento por parte del sector privado.

Solidez en la perspectiva para México

En el caso de México, el FMI calificó como "sólida" la perspectiva de un crecimiento del 3.0 por ciento en 2015.

No obstante hizo notar que la proyección para 2015 es menor a lo esperado en enero, debido a que el ritmo más lento de la demanda doméstica y a una postura presupuestaria más apretada enfriaron el efecto positivo de un mayor crecimiento en Estados Unidos.

El FMI subrayó que las perspectivas de crecimiento tanto de las economías avanzadas como de las emergentes se verán afectadas por el envejecimiento de la población, menores tasas de inversión y lentos avances en la productividad.

"La existencia de más matizadas perspectivas de crecimiento conducen, a su vez, a menor gasto y mejor crecimiento el día de hoy", aseveró Blanchard.