El proceso para licitar las nuevas cadenas de televisión abierta careció de efectividad: IDET

  • El Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones (IDET) opina que el mecanismo de sobre cerrado dejó resultados ineficientes.
  • A través de un comunicado, el organismo opinó que hubo una amplia e injustificada diferencia en las dos ofertas económicas.
  • Grupo Imagen ofertó 1,808 millones de pesos y Radio Centro presentó una propuesta 69 por ciento mayor, que finalmente no pagó.
Una persona sentada en el sofá viendo la televisión.
Una persona sentada en el sofá viendo la televisión.
D.Reichardt

El mecanismo de sobre cerrado que el Ifetel utilizó para la licitación de las dos nuevas cadenas de televisión abierta dejó resultados ineficientes en el establecimiento de una valoración de equilibrio por parte de los postores, señaló el IDET.

"Si bien los dos ganadores en la licitación propusieron una oferta de cobertura en términos similares, es decir, una provisión de contenidos televisivos a 106.3 millones de habitantes o un equivalente a 90 por ciento de la población, en las ofertas económicas hubo una amplia e injustificada diferencia", subraya en un comunicado. Grupo Radio Centro tuvo errores clave como el de no haberse ajustado a su capacidad presupuestaria

Mientras que Grupo Imagen Multimedia ofertó 1,808 millones de pesos (poco más del doble del monto mínimo de referencia de 830 millones de pesos), Grupo Radio Centro (GRC) presentó una oferta 69 por ciento mayor, equivalente a 3,058 millones de pesos.

En opinión del Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones (IDET), esto es indicativo de que el procedimiento empleado fue carente de efectividad, lo cual se sumó a una evaluación "carente de rigor" sobre la solvencia económica de los participantes que resultó en el incumplimiento del pago de contraprestación al que estaba obligado Grupo Radio Centro.

Por su parte, GRC tuvo errores clave como el de no haberse ajustado a su capacidad presupuestaria y no analizar la estrategia de pago de los posibles postores en la licitación de las 246 frecuencias de televisión abierta con cobertura nacional.

"Si esta empresa deseaba obtener la adjudicación en cuestión para ingresar en el mercado de televisión abierta, debió ajustarse a su capacidad presupuestaria, analizar la estrategia de pago de los posibles postores y no demostrar su imposibilidad estratégica y económica para participar en este proceso", apunta.

Señala que el desenlace de la licitación de las cadenas de televisión obliga al órgano regulador a reflexionar sobre la forma en que ha venido resolviendo distintos tipos de asuntos.

Y con ello, agrega, que deje de actuar a medias en todos y cada uno de los casos, puesto que de su actuación eficaz y en estricto apego a los términos de la Ley, dependerá la materialización de condiciones de competencia efectiva y de desarrollo eficiente de los mercados".