La expareja de Lubitz asegura que éste le dijo que "todos van a saber mi nombre y recordarlo"

  • "Un día voy a hacer algo que cambiará el sistema entero", asegura la exnovia de Andreas Lubitz, que afirma que sufría ataques de ansiedad.
  • La joven ha revelado que el copiloto del avión de Germanwings "sabía cómo esconder de los demás lo que le pasaba dentro".
  • Además, una televisión francesa dice que la exnovia ha confirmado que sufría una profunda depresión.

El copiloto Andreas Lubitz quería "cambiar el sistema" y pretendía que su nombre fuera recordado para la posteridad, según ha declarado su exnovia en una entrevista al diario alemán Bild publicada este sábado.

La joven, identificada como María (no es su nombre verdadero), de 26 años, ha confesado al medio alemán que Lubitz demostraba ocasionalmente ataques de ansiedad y pesadillas.

Lubitz se despertaba por la noche gritando "¡Nos vamos abajo!"

"Un día voy a hacer algo que cambiará el sistema entero, y entonces todos van a saber mi nombre y recordarlo", ha parafraseado María. "Nunca supe lo que quería decir, pero ahora tiene sentido", ha añadido la mujer en la entrevista.

María, asistente de vuelo, reconoció que llegó a sentirse asustada por el comportamiento del piloto, que se despertaba por la noche gritando "¡Nos vamos abajo!". "Sabía cómo esconder de los demás lo que le pasaba dentro", ha añadido.

La asistente sospecha, por último, que Lubitz estrelló el avión porque comprendía sus problemas de salud. "El trabajo de sus sueños era trabajar para Lufthansa como capitán, y entendió que a largo plazo eso era prácticamente imposible", ha concluido.

La novia confirma la depresión

La exnovia del copiloto del Airbus A320, por otro lado, pudo haber confirmado a los investigadores que éste sufría una "grave depresión", según señaló el canal francés de información iTélé.

La televisión, que no citó las fuentes de esa supuesta información, indicó que la exnovia fue interrogada el viernes por la noche por los investigadores alemanas, ante quienes realizó esa confesión.

El canal agregó que los padres de Lubitz serán interrogados por los gendarmes franceses ya que se encuentran en la localidad de Seyne-les-Alpes, cerca de donde se estrelló el aparato de la compañía Germanwings que hacía el trayecto entre Barcelona y Düsseldorf con 150 personas a bordo, todas las cuales murieron.

Los investigadores del caso disponen ya, siempre según la misma televisión, de todos los expedientes médicos del copiloto, que están siendo analizados, después de que la grabación extraída de la caja negra recuperada revelase que éste presuntamente hizo colisionar el avión de forma voluntaria.

El copiloto, de 27 años, rompió una baja médica para ese día y ocultó su enfermedad a Germanwings, según informó la Fiscalía federal de Düsseldorf.