Barbie Video Girl
La Barbie Video Girl graba vídeos (de hasta 30 minutos) que pueden descargarse al ordenador. Barbie.com

Hello Barbie es la nueva versión de la famosa muñeca de Mattel que saldrá a la venta en otoño. La nueva Barbie tiene un software con algoritmos de aprendizaje automático para conversar y cuenta con conexión Wifi y un micrófono incorporado; novedades tecnológicas que han preocupado a muchos padres.

Pero además los datos grabados —entre los que se encuentran las respuesta de los niños a las preguntas de Barbie— se almacenarán en la nube y Mattel guardará los datos durante dos años.

Estas características han hecho saltar la alarma, y la organización Campaign for Commercial-Free Childhood (CCFC) ha emprendido una campaña para evitar que esta muñeca llegue a las jugueterías.

Mattel ha dado mucho que sus Barbie tatuada, la Barbie calva para niñas con cáncer, una Barbie que recogía las heces de su perro y una Barbie con pelos en las piernasYa hace cinco años surgió una controversia similar por la Barbie Video Girl, que contaba con una cámara diminuta en su pecho que permitía grabar hasta 30 minutos y permitía descargar los vídeo con USB. El modelo obligó a la intervención del FBI, que advirtió que esa tecnología podría ser usada para pornografía infantil.

Desde su lanzamiento en 1959, la muñeca Barbie, inspirada en una otra alemana llamada Bild Lilli, ha sido objeto de las más diversas polémicas.

Icono de moda y modelo a imitar, muchas voces han criticado sus estándares de belleza, irreales, demasiados sensuales —según algunos— y tendentes a la anorexia.

Una de las controversias más sonadas en este sentido tuvo lugar en 1965, en refencia a uno de los complementos de Barbie, una balanza de Barbie que marcaba siempre 49 kilos, lo que se consideró un peso demasiado bajo para una mujer adulta.

Una 'amiga' de Barbie, Midge Hadley, hizo correr ríos de tinta cuando en los 90 Mattel presentó su versión embarazada, con un bebé extraíble en el interior de su barriga. Muchos criticaron que no era apropiado para los niños, que promovía el embarazo adolescente, o que no tenía anillo de casada.

En 1982 Mattel lanzó Barbie McDonalds y se cuestionó el impacto que esto tendría en la alimentación infantil. Diez años después, la Barbie habladora (Teen Talk Barbie) levantó ampollas en los sectores feministas con frases como "¿Tendremos alguna vez suficiente ropa?" o "Las matemáticas son difíciles".

Barbie tampoco se ha librado de polémicas racistas. En 1997, Mattel lanzó la Barbie Oreo, que era de raza negra.

También Mattel dio mucho que hablar con su muñeca Share a Smile Becky, en silla de ruedas que no entraba en la casa de Barbie, la Tokidoki, con tatuajes, la Barbie calva para niñas con cáncer, una Barbie que recogía las heces de su perro y una Barbie con pelos en las piernas, que incluía una maquinilla para afeitarla.

En 2014 un libro sobre una Barbie informática revolucionó las redes, ya que para realizar sus tareas se veía obligada a pedir ayuda a sus compañeros varones. Mattel y Random House se disculparon disculparse y retiraron el libro de circulación.

Bebés lactantes y muñecas musulmanas

Y aunque Barbie sea experta en provocar polémicas, otros muñecos han sido objeto de malestar social por muy diversas razones:

  • El bebé lactante: En 2009 la empresa juguetera española Berjuan sacó a la venta el 'Bebé Glotón' que lloraba cuando tenía hambre y sólo se calma cuando la niña acercaba la cara del bebé hacia un peto con dos florecitas en lugar de los pezones. Entonces el muñeco succionaba hasta que se calmaba. Algunos especialistas aseguraron que podía fomentar los embarazos a edades muy tempranas y provocar traumas y algunas madres consideraron que eran muñecas "raras", "espeluznantes" y "asquerosas".
  • Muñecas para mulsulmanas: Deennie Doll fue una muñeca con yihab y sin rasgos faciales, cuya estética debe respetar la Sharia o ley islámica. Fue creada para niñas musulmanas y se comercializó en Londres.
  • Osito loco por ti: Llevaba una camisa de fuerza para enfatizar su estado de locura, pero no tuvo unaa buena aceptación.
  • Baby Down: Se trataba de una muñeca con rasgos de trisomía 21 ó síndrome de Down, lo que trataba de ser un ejemplo de tolerancia, integración y solidaridad fue objeto de muchas críticas. Padres con hijos con síndorme de Down manifestaron que era ofensivo y discriminatorio, al promover una muñeca "diferente a un canon social establecido y entendido como normal". "La iniciativa de la muñeca no me molesta pero no creo que es un gran aporte para la integración de estas personas a una sociedad. Creo que se debería empezar por quitarles el estigma de personas Down y llamarlos simplemente niños, jóvenes o adultos y mostrar todas las facetas positivas de su autonomía e independencia", dijo una madre.
  • Muñeco negrito: En los años 60 causó furor el Golliwogg doll, un muñeco de raza negrabasado en un dibujo de un libro infantil holandés. Sin embargo, salió del mercado porque se le consideraba racista. Recientemente fue reintroducido y nuevamente retirado del mercado británico.
  • Nymbus 2000 vibradora: Era una nueva versión de la escoba usada por Harry Potter pero Mattel decidió sacarla del mercado.
  • Dulce Sasha y Malia. Eran muñecas de color, aparentemente inspiradas en las hijas de Barack Obama. Pese a que eran ofensivas, a la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, señaló que no se debe usar a los jóvenes con fines de marketing.
  • Apple de cirugía estética: En 2014 Apple retiró de la App Store una polémica aplicación de cirugía estética "para Barbie" llamado Plastic Surgery & Plastic Doctor & Plastic Hospital Office for Barbie Version pero no cuenta con la licencia oficial de la muñeca de Mattel.