La Agencia Espacial Rusa (Roscosmos) ha anunciado esta semana que construirá su propia estación espacial a partir del año 2024.

En esa fecha, Moscú extraerá sus módulos de la Estación Espacial Internacional (ISS) y sobre ellos iniciará la construcción de su propia infraestructura.

La actual ISS, ensamblada entre 1998 y 2011, está formada por módulos, la mayoría propiedad de la NASA (EE UU) y Roscosmos (Rusia) y otros de Japón y la UE. El acuerdo de utilización de la instalación llegaba hasta 2020, aunque en enero de 2014, Barack Obama anunció que se ampliaba hasta 2024, según recuerda Vox.com.

Obama anunció que el acuerdo sobre la ISS se ampliaba hasta 2024El comunicado ruso explica que su agencia espacial está estudiando ampliar y modernizar su programa para la exploración del espacio y uno de sus pilares será la construcción de una estación espacial nacional "sobre la base de los módulos separados de la ISS". En sus planes también están los vuelos tripulados a partir de 2030.

Esta decisión podría suponer el fin de la era de la cooperación internacional en la exploración espacial, que ha reinado en las últimas décadas, tras la competitiva carrera espacial que EE UU y la Unión Soviética mantuvieron en el marco de la Guerra Fría.

No es descartable que este anuncio esté originado en las fricciones de Rusia con Occidente a raíz del conflicto en Ucrania y las sanciones que se han impuesto a Moscú. Ya en el mes de mayo pasado, Putin amenazó con abandonar el proyecto de la ISS en 2020.