Inmigrantes
Varios inmigrantes esperan a ser atendidos en las oficinas de El Rescate, en Los Ángeles. AITANA VARGAS

Eran las tres de la tarde cuando, el pasado miércoles 18 de febrero, Simeón Reyes se quedaba a las puertas del alivio migratorio tras la decisión de un juez federal de paralizar la regularización masiva de indocumentados. Era la tercera vez que, tras un periodo de esperanza, este mexicano de 33 años regresaba al limbo migratorio al que ha estado condenado desde que llegara a Los Ángeles en 1989.

Mi esposa está indocumentada y, por mis dos hijos, ella iba a aplicar a DACANacido en Guanajuato, cuna de la independencia mexicana, Reyes perdió el tren de la regularización de soñadores porque superaba la barrera de los 30 años. Años antes, y por un año de diferencia, se le escapaba la amnistía realizada por el gobierno republicano y de la que sí pudieron beneficiarse sus padres.

Y ahora, en febrero de 2015, el juez federal de Texas Andrew S. Hanen cortaba en seco el camino de Reyes y el de más de cinco millones de indocumentados ansiosos por solicitar amparo a través de DACA Ampliado (con fecha de inicio el 18 de febrero) y DAPA (previsto para mayo).

"Mi esposa también está indocumentada y, por mis dos hijos, ella iba a aplicar a DACA en mayo", relata Reyes a 20minutos. "Llamó por la mañana para pedir cita y, horas más tarde, nos comunicaron que la cancelaban".

Ojo con los estafadores

Desde El Rescate, una organización sin ánimo de lucro que brinda apoyo a los inmigrantes, se ha intensificado la campaña informativa para evitar que, fruto de la desesperación, los indocumentados acaben en manos de estafadores.

Que no se dejen sorprender: Ni hay lista de espera, ni primeros en la lista"Hacemos un llamado a que acudan a las organizaciones que han estado sirviendo a la comunidad por décadas, o a un abogado con la debida licencia en la barra de California", recomienda Salvador Sanabria, director ejecutivo de El Rescate.

"Que no se dejen sorprender por lo estafadores. Ni hay lista de espera, ni primeros en la lista", insiste este salvadoreño cuya organización lleva 34 años mitigando las necesidades de medio millón de inmigrantes.

Sentado en una esquina de la sala de espera se encuentra Lorenzo Cortés, un salvadoreño de ojos verdes y tez morena que lleva once años indocumentado en Estados Unidos y que logró sobrevivir a la travesía a bordo de La Bestia.

"Hay gente que se aprovecha de la inocencia de los demás y que promete darte papeles", denuncia a 20minutos.

Acompañado por su esposa, que viene a tramitar la renovación del TPS (estatus de protección temporal del Gobierno federal), Cortés desconoce aún si cumple los requisitos para solicitar la regularización migratoria bajo la ley ejecutiva de Obama.

"La gente se siente preocupada por la situación y con miedo porque nunca se da lo que el gobierno promete", dice con cierta angustia en su voz. "Tengo muchos familiares que están indocumentados".

Campaña en Los Ángeles

Las oficinas de El Rescate están ubicadas frente a la Plaza Francisco Morazán, uno de los símbolos del legado histórico y cultural de los países centroamericanos en Los Ángeles.

Se están organizando jornadas informativas gratuitas todos los sábados de doce a dos de la tardeY aquí, en este escenario donde confluyen cinco banderas hispanas, se han levantado carpas blancas que marcan el inicio de una campaña para reivindicar el lugar de esta comunidad en una ciudad con fuerte presencia mexicana y que pretende brindar apoyo a todos los latinos que se encuentren en situación irregular.

A través de una coalición formada por Casa Nicaragua, la Alianza Hondureña de Los Ángeles, Hondureños Unidos de Los Ángeles, SOS y El Rescate, se están organizando jornadas informativas gratuitas todos los sábados de doce a dos de la tarde.

"Lo haremos hasta que se logre una reforma integral", asegura a 20minutos Julio Cardoza, Presidente de Casa Nicaragua.

Pero aquí, en este punto de reunión de inmigrantes, pesan como una losa los seis años de promesas incumplidas del primer presidente afroamericano de la historia de Estados Unidos.

Oposición republicana

También pesa la actitud desafiante adoptada por el Partido Republicano hacia el liderazgo y el mandato demócrata que ha impedido avances más amplios y permanentes en materia migratoria.

Siempre estamos en un vaivén, como si fuéramos una carta que usa uno y otro bandoDe hecho, la tozudez y la rotunda oposición del GOP hacía que el año pasado muriera en el Congreso una propuesta bipartidista por sacar adelante una reforma migratoria.

Este fracaso llegaba sobre el telón de fondo de una demanda encabezada por los republicanos contra el polémico plan de salud diseñado por el presidente, de una crisis presupuestaria que paralizó varios días el país y de recortes en prestaciones por desempleo y en programas financiados con fondos públicos.

El bloqueo judicial al alivio migratorio es la última demostración del poderío republicano en un Senado dominado por este partido y que ha decidido una vez más recurrir a instancias judiciales para mermar la capacidad de respuesta de Obama.

"Lo más lamentable es que siempre estamos en un vaivén, como si fuéramos una carta que se usa en uno y otro bando [demócrata y republicano] para sus propios intereses políticos", lamenta Cardoza mientras resalta la labor social que Casa Nicaragua ha venido realizando desde su creación en 1979 para ayudar a los desplazados por la guerra contra la tiranía de Somoza.

Bautizada por los republicanos como "amnistía ejecutiva", la ley de Obama cuenta con la oposición de los 26 estados más republicanos de la nación.

Pese a los esfuerzos del mandatario para que el magistrado Hanen revierta el bloqueo, un proceso de apelación podría tardar meses o prolongarse incluso dos años. Muchos indocumentados no pueden esperar tanto tiempo.

"Este fallo no tiene nada de jurídico sino de un activista político, porque el juez se quitó la toga de jurista y se puso la camisa de activista político e ideológico", denunció a Sanabria, presidente de El Rescate.