El Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) recibió un reconocimiento como el Banco del Año 2017 por parte de la ALIDE, organismo internacional que representa a las instituciones que financian el desarrollo en América Latina y el Caribe.

De acuerdo con dicho organismo, el reconocimiento a Bancomext se debe a que es la institución número uno de México en financiamiento bancario a los sectores turismo, automotriz e inmobiliario de naves industriales (maquiladora).

Asimismo, porque el banco tuvo un proceso de expansión de 2012 a 2016, cuando su cartera total presentó una tasa de crecimiento anual promedio de 31 por ciento, aunado a que su estructura de crédito otorgado se destina a mediano y largo plazos (87 por ciento) y a inversión fija (84 por ciento).

Con 80 años de existencia, Bancomext cuenta con activos por 17 mil 528 millones de dólares y opera mediante el otorgamiento de créditos y garantías. Su modelo de negocios contempla atención al sector exportador en todas las etapas del proceso de exportación, además de apoyar a sectores estratégicos vinculados a exportaciones no petroleras y a la generación de divisas.

En banca de fomento, el banco logró en 2016 un saldo total de dos mil 763 millones de dólares, lo que representó un crecimiento de 29 por ciento en comparación con 2015, mientras que 96 por ciento de las compañías apoyadas fueron Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) exportadoras.

De 2012 a 2016, las utilidades netas de Bancomext aumentaron 26 por ciento y el retorno sobre capital (ROE, por sus siglas en inglés) promedio fue de 12.4 por ciento, resultado superior a la tasa libre de riesgo de México (6.4 por ciento).

Por otro lado, en la crisis financiera de 2008 la institución instrumentó programas para financiar a empresas privadas por un total de 776.6 millones de dólares y durante la aplicación de los planes no se presentó cartera vencida y los créditos se recuperaron en su totalidad en 2015.

La calificación global de Bancomext por Fitch y Standard & Poor's es BBB+ y Moody's A3, similar a la del gobierno de México, siendo una de las calificaciones más altas en el sistema bancario mexicano.

Para inmunizar la volatilidad del tipo de cambio sobre el índice de capitalización emitió una Obligación Subordinada Tier 2 por 700 millones de dólares, siendo la primera ocasión que una institución de banca de desarrollo la emite bajo los lineamientos de Basilea III.